×

Wikiaquae

Las manchas mortales de petróleo

En los últimos cincuenta años se han producido más de cien derrames graves de petróleo desde barcos y plataformas de extracción. Estos accidentes generan alteraciones en los ecosistemas marinos y costeros que pueden tardar décadas en recuperarse.

 

Los principales perjudicados por los vertidos de petróleo son la fauna y la flora marina. Los peces se envenenan al consumir presas con crudo y la cadena trófica queda afectada. Los hidrocarburos destruyen también los huevos y pueden producir crías con malformaciones. Los moluscos mueren por sofocación y las algas no pueden realizar la fotosíntesis.

Además, las aves y mamíferos se impregnan de petróleo y acaban muriendo por intoxicación o hipotermia. El vertido de crudo también provoca daños notables en el paisaje costero. Aún así, aunque es complicado, su carácter biodegradable permite que buena parte pueda ser retirado.