Campus logo
Aquae

La dislexia en el futuro

9 de Mayo de 2018
Dislexia y logopedia
Luz Rello, miembro de la Red Impulsores del Cambio, desarrolla herramientas tecnológicas basadas en investigación científica y de bajo coste que permiten llevar a cabo análisis masivos de detección precoz de la dislexia, evitando así el elevado número de casos de fracaso escolar derivados de dificultades de lecto-escritura.

En colaboración con educadores, colegios, gobiernos locales y entidades internacionales de normalización lingüística, Luz Rello está introduciendo métodos que facilitan la presentación y accesibilidad de la información, centrándose en un cambio de sistema, y no de las personas. En estos tres vídeos, Rello explica cuál es la situación actual de la dislexia, que afecta a más del 10 por ciento de los menores del mundo, y habla sobre el futuro de este trastorno de aprendizaje, y la apuesta por la figura de logopeda.

¿Cuál es la situación actual de la dislexia?

“El tema de la dilexia ha evolucionado muchísimo, cuando yo era pequeña casi no se sabía qué era, y cuando se sabía te mandaban a una clase de apoyo. La gente de mi generación así lo hemos superado, yendo a una clase de apoyo una vez por semana como podíamos, con psicólogos. La figura del logopeda no estaba tan instaurada como ahora”.

¿Cómo imaginas este problema en 30 años?

“Pues mi sueño es que la dislexia dejara de verse como un trastorno de aprendizaje y se viera como una singularidad. Hace unos años a los zurdos se les martirizaba para que escribieran con la derecha, no con la izquierda. Es verdad que afecta al acto de la lectoescritura, pero con la dislexia vienen otras fortalezas y ojalá se viera como una característica”.

¿Conseguiremos acabar con los problemas derivados de la dislexia en el mundo?

“La educación es muy importante, pero quizás hay otros problemas que llaman más la atención, como el acceso al agua potable. En nuestro caso hemos colaborado con colegios de muchas partes del mundo. Ahí es donde te das cuenta de que la educación inclusiva no es su prioridad. Ahora bien, que haya sido reconocido por la OMS, será un primer paso; que creo sinceramente que será poco a poco, pues también”.