¿Qué es la eutrofización y cómo contamina el agua?

La eutrofización es un fenómeno que produce efectos irreversibles en los ecosistemas donde se desarrolla. El proceso consiste en el enriquecimiento de nutrientes, sobre todo nitrógeno y fósforo, en un ecosistema acuático. En este artículo abordaremos en detalle cómo funciona la eutrofización del agua y la amenaza que supone para nuestros ecosistemas.

La eutrofización es un fenómeno que produce efectos irreversibles en los ecosistemas donde se desarrolla. La Costa Cálida española ha sido testigo del poder devastador de este proceso, puesto que ha afectado de lleno al Mar Menor de Murcia, donde ha acabado con la vida de miles de peces, ánguilas y crustáceos que allí habitan. En este artículo abordaremos en detalle cómo funciona la eutrofización del agua y la amenaza que supone para nuestros ecosistemas.

¿Qué es la eutrofización y cómo se produce?

Este término proviene del griego y quiere decir “bien nutrido”. El proceso consiste en el enriquecimiento de nutrientes, sobre todo nitrógeno y fósforo, en un ecosistema acuático. Este fenómeno contaminante comienza cuando el agua de un ecosistema acuático recibe un vertido de desechos que favorece el excesivo crecimiento de materia orgánica y que provoca un crecimiento rápido de algas y otras plantas verdes que cubre la superficie del agua.

Fases de la eutrofización del agua

Durante la primera fase, la proliferación de algas provoca que la luz solar penetre hasta las capas más inferiores de los ecosistemas acuáticos. Como consecuencia, la vegetación muere al no poder llevar a cabo la fotosíntesis.

En la segunda fase, microorganismos como las bacterias se alimentan de la materia muerta y consumen el oxígeno que necesitan otras especies como peces y moluscos para sobrevivir. Asimismo, en esta fase se generan algas de carácter tóxico y microorganismos patógenos que favorecen el desarrollo de enfermedades.

eutrofización

¿Cuáles son las causas de la eutrofización?

Son muy variadas, pero las principales son:

  • Agricultura. A través de los fertilizantes de nitrógeno usados para abonar los cultivos que se filtran en la tierra y llegan a los ríos y las aguas subterráneas.
  • Ganadería. Los excrementos de los animales son ricos en nutrientes, ante todo en nitrógeno. Si no se gestiona de manera adecuada contaminan las aguas cercanas.
  • Residuos urbanos. Con residuos orgánicos e inorgánicos, como los detergentes con fosfatos
  • Actividad industrial. Mediante los vertidos de productos nitrogenados y fosfatados, entre otros muchos tóxicos.
  • Contaminación atmosférica. Las emisiones de óxidos de nitrógeno y azufre producen lluvia ácida en la atmósfera que al caer arroja nutrientes a las aguas.
  • Actividad forestal. Los residuos forestales que se abandonan en las aguas se degradan y aportan el nitrógeno y el resto de los nutrientes que la planta tenía de manera natural.

La eutrofización puede producirse también por causas naturales. Esto sucede como parte del proceso de envejecimiento de los lagos y otros ecosistemas acuático. Como consecuencia de este proceso, se generan algas tóxicas que causan las mareas rojas,  frecuentes en los esteros y en los mares cerrados en verano. En este proceso no influye directamente la actividad humana.

eutrofización

¿Cuáles son sus consecuencias?

Una de las principales consecuencias de la eutrofización es la sobrealimentación de plantas y otros organismos que durante que consumen cantidades ingentes de oxígeno durante su crecimiento y posterior putrefacción. Otro grave amenaza son los productos tóxicos que emiten estas algas, ya que pueden provocar la muerte de animales al consumirlas. En este proceso se convierten en foco de infección para otras especies y para el ser humano.

El crecimiento de bacterias hace que se produzcan toxinas letales para pájaros y mamíferos. Estos no se ven directamente afectados por la falta de oxígeno de las aguas, pero sí por la calidad del aire que respiran.

También afecta a la calidad de las aguas. Esto se debe a que debido al aumento de la podredumbre y a que el oxígeno se agota. Como consecuencia, las aguas dejan ser aptas para el consumo, su calidad se reduce y pueden provocar problemas respiratorios a las personas que viven cerca. Además, este proceso ejerce un efecto negativo en la economía local, como consecuencia de una calidad inferior de sus aguas.

La eutrofización también se consagra como una de las causas de la pérdida de biodiversidad y de la destrucción de los ecosistemas acuáticos. Además, potencian la presencia de especies invasoras que desplazan a las especies endémicas debido al cambio de condiciones del ecosistema.