Erizos de mar: cuando el esqueleto pesa más que el cuerpo

Conoce más sobre los erizos de mar, uno de los grupos de animales mejor conservados y de mayor longevidad, y sus particularidades como la "linterna de Aristóteles".

Los erizos de mar tienen un esqueleto hecho de placas calcáreas fusionadas. Es tal el peso de este, que se ven obligados a realizar muy pocos desplazamientos, ayudados por sus pies ambulacrales y por sus púas, que mueven en todas las direcciones. Incluso quedan a veces atrapados en las rocas, que raen con la “linterna de Aristóteles”: cinco placas calcáreas dentadas que forman una poderosa mandíbula en su boca. Al no poder huir de los rayos del sol se colocan encima, a modo de sombrilla, algas y pedazos de caracolas.

Los erizos de mar pertenecen a uno de los grupos de animales mejor conservados en los registros fósiles. De hecho, se han llegado a conservar los caparazones calcáreos de algunas de las primeras especies de erizos de mar, que aparecieron en la Tierra hace nada menos de 200 millones de años.

erizos de mar

Los erizos de mar se encuentran en los fondos marinos de todo el planeta, ubicados entre rocas y en arrecifes de corales, y se alimentan de animales y vegetales; como algas, peces muertos, mejillones, esponjas y percebes.

En nuestras manos está proteger esta pequeña especie -de entre 3 y 10 cm de ancho, aunque puede llegar a alcanzar los 64 cm de diámetro-, amenazada por la acidificación del océano y por su valor gastronómico, para que prolongue su vida muchos años más.