Campus logo
Aquae

Embudo mágico: agua que no cae

¿Qué pasaría si sellamos con plastilina el espacio entre un embudo y una botella? En este experimento explicamos la presión del aire y del agua en un sencillo experimento. Sólo necesitamos: una botella, agua, plastilina y un embudo.

¿Magia o ciencia? Nuestros experimentos siempre acuden a la ciencia para ayudarnos a entender diferentes hechos científicos de forma fácil y sencilla, aunque a veces de primeras pueda parecer increíble. En este experimento descubriremos cómo actúa la presión del agua y del aire gracias a un “embudo mágico

Pasos a seguir

En primer lugar, cogemos una botella de agua y le colocaremos en su parte superior un embudo. A continuación, sellaremos con plastilina e espacio que queda entre el embudo y la botella con el objetivo de evitar que se escape el aire. Vertemos el agua que teníamos preparada y….¡el agua no cae en la botella!

Generalmente, el embudo ayuda a conducir el agua hacia el interior de la botella pero, en este caso, y gracias a la ayuda de la plastilina, se impide el paso del líquido y provoca su derramamiento.

¿Se trata de un embudo mágico?

Al verter el agua con más caudal de lo que la boquilla del embudo puede asumir, el aire que estaba dentro de la botella queda atrapado. Debido al sellado que hemos realizado con la plastilina, el aire solo puede escapar por el estrecho espacio del embudo, donde la presión del aire que ejerce impide que el agua entre.

La botella no está vacía sino que está llena de aire. El aire es materia y ejerce presión sobre otros cuerpos, incluida el agua.

La presión atmosférica es la presión que ejerce la atmósfera terrestre sobre la Tierra debido al peso del aire sobre la superficie de contacto con él. La presión atmosférica afecta a todas las superficies que están en contacto con el aire, independientemente de su posición. Los seres humanos no notamos la presión atmosférica para que nuestra presión interna es casi igual que el exterior.

Así que no, no se trata de un embudo mágico, es simplemente ciencia.

Qué es la presión atmosférica

Las zonas situadas a la altura del nivel del mar tienen más presión atmosférica que las que están más elevadas. Cuanto más arriba del nivel del mar nos situamos, menor es la presión atmosférica, ya que hay menos espesor de aire encima. Esto también hace que el aire sea más denso al nivel del mar que en la cima de una montaña. Así, por ejemplo, en la cima del Everest la presión atmosférica es más baja (aproximadamente de unos 300 mm de mercurio) que en cualquier punto de las playas mediterráneas (de unos 760 mm de mercurio).

Allí donde hay menos aire también hay menos oxígeno disponible, ya que el aire es una mezcla de gases, incluyendo el oxígeno. He aquí por qué los alpinistas, cuando deben escalar las cumbres más altas del planeta, deben equiparse con bombonas de aire comprimido. La presión disminuye rápidamente con la altura, pero además hay diferencias de presión entre unas zonas y otras de la troposfera, a una misma altura, debido al movimiento y comportamiento meteorológico de las masas de aire. Son denominadas zonas de altas presiones, cuando la presión, reducida al nivel del mar, es mayor de 1.013 milibares, y zonas de bajas presiones si el valor es menor que este número.

Las masas de aire se desplazan desde las áreas de más presión a las de menos, y forman los vientos. Se llaman isobaras las líneas que unen puntos de igual presión. Los mapas isobáricos son utilizados por los meteorólogos para las predicciones del tiempo.