Campus logo
Aquae

Embudo mágico: agua que no cae

¿Qué pasaría si sellamos con plastilina el espacio entre un embudo y una botella? En este experimento explicamos la presión del aire y del agua en un sencillo experimento. Sólo necesitamos: una botella, agua, plastilina y un embudo.

¿Magia o ciencia? Nuestros experimentos siempre acuden a la ciencia para ayudarnos a entender diferentes hechos científicos de forma fácil y sencilla.  En este experimento descubriremos cómo actúa la presión del agua y del aire gracias a un “embudo mágico”

Pasos a seguir

En primer lugar, cogemos una botella de agua y le colocaremos en su parte superior un embudo. A continuación, sellaremos con plastilina e espacio que queda entre el embudo y la botella con el objetivo de evitar que se escape el aire. Vertemos el agua que teníamos preparada y….¡el agua no cae en la botella!

Generalmente, el embudo ayuda a conducir el agua hacia el interior de la botella pero, en este caso, y gracias a la ayuda de la plastilina, se impide el paso del líquido y provoca su derramamiento.

¿Se trata de un embudo mágico?

Al verter el agua con más caudal de lo que la boquilla del embudo puede asumir, el aire que estaba dentro de la botella queda atrapado. Debido al sellado que hemos realizado con la plastilina, el aire solo puede escapar por el estrecho espacio del embudo, donde la presión del aire que ejerce impide que el agua entre.

La botella no está vacía sino que está llena de aire. El aire es materia y ejerce presión sobre otros cuerpos, incluida el agua.