Economía circular, esencial para la sostenibilidad

La economía circular es una estrategia imprescindible para la sostenibilidad. Este pensamiento económico tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción de desechos vírgenes, cerrando los «bucles» o flujos económicos y ecológicos de los recursos. Te explicamos por qué es tan importante este sistema para el futuro del planeta.

La amenaza que supone el cambio climático se vuelve más peligrosa año tras año. Sus efectos son cada vez más devastadores y auguran un futuro donde la supervivencia en el planeta va a ser más complicada. ¿La causa de este fenómeno? Fundamentalmente la actividad humana.

En este contexto, es necesario encontrar sistemas económicos sostenibles que nos permitan realizar un uso responsable de los recursos disponibles. Este es el motivo que explica por qué es importante la economía circular. Este sistema persigue encontrar un equilibro en la producción y el consumo. La economía circular tiene como objetivo utilizar de manera responsable, reparar y reutilizar para proteger el planeta.

¿Por qué es importante la economía circular?

La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía…) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

Se trata de implementar una nueva economía, circular -no lineal-. Este sistema se basa en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía. Las ventajas de la economía circular para el planeta son innumerables.

economía circular

El término abarca todas las ventajas de la economía circular. Se refiere a la producción y consumo de bienes y servicios de manera equilibrada. E incluye un cambio de combustibles de fósiles al uso de energía renovable. También se refiere a la función de diversidad como característica de resiliencia y sistemas productivos. Por último, aborda la discusión de la función de dinero y las finanzas como parte del debate. Algunos de sus pioneros han pedido renovar las herramientas de medida de rendimiento económicas.

El término “economía circular” se utilizó por primera vez en la literatura occidental en 1980 (Pearce y Turner 1990). Con él se describía un sistema cerrado de las interacciones entre economía y medio ambiente. En esta obra se introduce la idea de por qué es tan importante la economía circular para el futuro de nuestro planeta.

Objetivos para un futuro más verde

España recicla apenas el 24% de sus residuos. En comparación con la media europea (36%), esta cifra resulta alarmante. Por ello, el gobierno español ha diseñado una serie de objetivos para concienciar a la población sobre las ventajas de la economía circular. Con este cambio de mentalidad, España espera realizar una transición verde del país contando con el compromiso de los ciudadanos. A continuación te presentamos el planteamiento español en torno a los objetivos estratégicos de la economía circular:

  1. Cuidar del medio ambiente y garantizar la salud de los ciudadanos a través de un uso más responsable de los recursos naturales no renovables. También se ha de fomentar la reutilización de materias primas secundarias en los procesos de producción.
  2. Realizar el análisis del ciclo de vida de los productos y promover el diseño de productos ecológicos. Esto implica la eliminación de sustancias nocivas en los procesos productivos. También la fabricación de bienes reparables, para aumentar la vida útil de los bienes de consumo.
  3. Aplicar de forma efectiva el principio de jerarquía de los residuos. Se debe luchar por prevenir la generación de residuos, fomentando el reciclaje y la trazabilidad.
  4. Promover la investigación para mejorar la eficiencia de los procesos productivos. Por ejemplo, la implementación de sistemas de gestión ambiental en la fabricación.
  5. Diseñar estrategias para fomentar el consumo sostenible en los hogares. Esto comprende desde el diseño hasta el uso y disfrute de bienes y servicios, tanto analógicos como digitales. Además, se debe promover el uso de la ecoetiqueta para informar a los consumidores de la eficiencia energética y vida útil de los productos.
  6. Promover la incorporación de indicadores del impacto social y ambiental derivados del funcionamiento de las empresas. Con ello, los ciudadanos aprenderán el impacto socio-medioambiental de la economía.
  7. Concienciar a la ciudadanía por qué es importante contribuir activamente a la economía circular a través de las 3R: reciclar, reutilizar y reducir.
  8. Implementar políticas de empleo para llevar a cabo la transición a una economía circular. Este punto resalta la importancia de identificar yacimientos de empleo y facilitar la creación de nuevas capacidades.