Consejos para ahorrar energía eléctrica

¿Por qué es importante ahorrar energía eléctrica? No solo beneficia a tu bolsillo, sino que también ayuda a construir un planeta más sostenible. Existen diferentes formas de ahorrar energía que podemos llevar a cabo a través de pequeños gestos. En este artículo te presentamos las más importantes.

Reducir nuestro consumo energético supone contribuir al medio ambiente y a su cuidado. Hay diferentes formas de ahorrar energía que nos ayudarán a reducir nuestra huella de carbono y construir un planeta más sostenible. Pero entender por qué ahorrar energía es importante para el planeta te puede suponer beneficios inmediatos. Así, te presentamos los 4 consejos para ser más sostenible que supondrán, además, un impacto también sobre tu bolsillo

 

Utilizar electrodomésticos que posean la etiqueta A o desenchufar los dispositivos electrónicos que no utilicemos son algunas de las formas de ahorrar energía eléctrica

 

Consejos para ahorrar energía eléctrica

  1. Las luces de casa

Una de las formas para ahorrar energía en casa es apagar aquellas luces que no se utilizan. Es sencillo acostumbrarse a apagar la luz cuando se sale de una habitación. Además, otra cuestión a tener en cuenta es la potencia de energía de la casa, ya que reducirla hará disminuir tanto el consumo como el gasto económico. Es conveniente estudiar cuál es la potencia de energía de tu hogar para así consumir aquella que necesites. Parece una acción muy pequeña pero es en realidad uno de los mejores consejos para ser más sostenible que podemos darte.

Otra de las formas de ahorrar energía eléctrica en el hogar es mediante el uso de lámparas de bajo consumo o lámpara LED. Este tipo de lámparas consumen la décima parte de una lámpara incandescente y duran hasta 500 veces más. Pero, recuerda, una vez que no funcionen, hay que llevarlas a un punto de recolección y reciclado específico para este tipo de lámparas.

  1. Aparatos eléctricos 

En nuestro día a día utilizamos diferentes dispositivos electrónicos que se nutren, en mayor parte, de la energía eléctrica de nuestro hogar. Para reducir el consumo energético, por ejemplo, es conveniente apagar el ordenador por la noche y cargar el móvil solo unas cuantas horas, no es necesario dejarlo en carga toda la noche.

Tampoco dejes enchufados los artefactos que no uses ya que el 8% de la electricidad de tu hogar es consumida por los aparatos en stand by. Esto se conoce como el llamado consumo vampiro. Otra de las formas de ahorrar energía de entre un 30% y un 50% de nuestro consumo eléctrico es reduciendo el brillo de la pantalla del televisor.

  1. Los electrodomésticos

Los electrodomésticos los utilizamos todos los días casi sin darnos cuenta. Algunos de ellos en varias ocasiones y por esto suponen la mitad del gasto energético del hogar. Una forma de ahorrar energía eléctrica es comprando electrodomésticos con etiqueta de eficiencia energética clase A. Estos llegan a reducir hasta un 65% el consumo de energía en la vivienda.

Otro consejo tiene que ver con el uso de la nevera: ábrela lo menos posible, regula el termostato a una temperatura intermedia y distribuye los alimentos de manera homogénea. Otra recomendación para ahorrar energía es descongela los alimentos con anticipación, pasándolos del congelador a la nevera.

En cuanto al calentador del agua, baja su temperatura. A menudo, los fabricantes establecen la temperatura media del agua en unos 60 grados centígrados, que es lo suficientemente caliente como para que te quemes, bajando la temperatura a unos 40 grados y regulándola con agua fría para fregar o ducharte, notarás como ahorras energía y dinero.

Y por último, otra forma de ahorrar energía, es utilizar la lavadora cuando esté llena y con agua fría. Evita utiliza la secadora y deja que la ropa se seque al aire libre.

  1. Cómo ahorrar energía a través de tus hábitos

Entendido por qué es importante ahorrar energía, tenemos que ver de qué manera podemos hacerlo. Al fin y al cabo, el ahorro energético está en nuestras manos. Cambiar nuestros hábitos es uno de los mejores consejos para ser más sostenible.

Reducir el tiempo de duración de las duchas es una de las formas de ahorrar energía, pero también agua. Aquí el ahorro es doble. Ventilar la casa en invierno en las horas de mayor temperatura y con la calefacción apagada es otra recomendación que te ayudará a reducir tu consumo energético. Es importante colocar el termostato en 20 grados ya que temperaturas muy altas o muy bajas tienen un impacto mayor con el medio ambiente.