La Culebra de Escalera que viajó a Formentera escondida en un olivo

La culebra de escalera (Rhinechis scalaris) es una especie de serpiente de la familia Colubridae. Es la única especie de su género; anteriormente se la consideraba perteneciente al género Elaphe. Vive en la península ibérica y las regiones mediterráneas de Francia. Fuera de estas zonas, también se encuentra en Menorca.

Su nombre científico es Zamenis Scalis pero se le conoce como culebra de escalera. Es un reptil que pertenece a la familia de los colúbridos y que puede llegar a medir metro y medio de largo siempre que conserve la cola. Nos encontramos, por tanto, ante una culebra grande y robusta.

El hocico prominente y agudo respecto a la mandíbula inferior, mientras que la cabeza es fuerte y ancha. Las escamas que posee la culebra de escalera son lisas y brillantes con colores pardos, amarillentos, rojizos o grisáceos. En este sentido, la coloración de la culebra de escalera varía según la edad. Los ejemplares más jóvenes suelen ser de color gris con motas negras y los adultos, por su parte, presentan un color pardo amarillento con algunas motas negras repartidas por todo su cuerpo y dos líneas negras paralelas recorriendo su espalda.

Entre las curiosidades de la culebra de escalera destaca la del profesor Pleguezuelos, que explica que esta especie de culebra viajó desde la Península Ibérica hasta Formentera escondida en un tronco de olivo. Esto sucedió en 2005 y una vez en la isla logró adaptarse a vivir a pleno sol y comenzó a cazar lagartijas de las que no solía alimentarse. Por lo tanto, no se trata de una especie endémica de las islas como sí sucede con la lisa grancanaria.

¿Dónde vive la culebra de escalera?

Siempre le han gustado a este reptil los muros de piedra que separan los cultivos cerealistas, así como las galerías de los ríos. La culebra de escalera está distribuida por prácticamente la totalidad de la Península Ibérica con la excepción de las zonas montañosas del norte. A ello hay que sumar su presencia en las regiones mediterráneas de Francia.

Pese a contar con una excelente capacidad de adaptación a una amplia variedad de entornos, se siente cómoda especialmente en los matorrales y las zonas con un gran número de rocas o muros. Su aletargamiento invernal se produce a partir del mes de octubre y se prolonga durante 4 o 5 meses.

¿Qué come y cómo se reproduce?

En este sentido, a pesar de ser un animal terrestre se le puede ver trepando árboles y muros en busca de alimento. La mayor actividad de la culebra de escalera tiene lugar en las horas diurnas y crepusculares, cuando se alimenta sobre todo de pequeños mamíferos (conejos, ratones, liebres, etc) y aves. La técnica empleada para dar caza a todos ellos es la misma: los atrapa con su boca para seguidamente estrangularlos con el resto de su cuerpo.

Ente los meses de abril y junio tiene lugar su ciclo reproductivo. Los huevos son depositados bajo troncos, piedras o pequeños agujeros excavados por las hembras, eclosionando las crías pasados entre 2 y 3 meses.

Entre las curiosidades de la culebra de escalera también cabe destacar su desarrollado olfato y que son una especie de serpientes totalmente inofensivas ya que no poseen veneno y suelen ser huidizas. En caso de producirse una mordedura, un comportamiento agresivo más propio de los juveniles que de los adultos, es conveniente proceder a limpiar la herida con un desinfectante para evitar la entrada a nuestro organismo de cualquier tipo de bacteria.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón Aceptar o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón Configurar.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: