La emoción en un algoritmo