El almendro, un árbol que anuncia la primavera

El almendro es una especie de árbol propio de climas secos y luminosos. Tiene su origen en Asia Central pero, debido a la riqueza de su fruto, su cultivo se ha expandido por otras regiones del mundo. La flor del almendro, en tonos blancos y rosados, anuncia el fin del invierno y la llegada de la primavera.

Amygdalus Communis es el nombre científico que recibe el almendro, un árbol caducifolio perteneciente a la familia de las salicáceas. Es un árbol que tiene su origen en Asía Central, Persia y Mesopotamia. A través de las rutas comerciales de los fenicios con Europa, se prolifero su cultivo en la Europa mediterránea y América, especialmente en Chile. El almendro en flor genera uno de los países más característicos de nuestros campos.

El almendro es un árbol que crece en poco tiempo, y su madera, blanca y ligera, resiste mucho al agua. Su tronco agrietado puede llegar a crecer hasta alcanzar los 10 metros de altura sobre suelos secos y arenosos.

El almendro es un árbol de climas luminosos y secos que no tolera las heladas. Posee unas hojas anchas con largos pecíolos y flores laterales y colgantes.  Su floración tiene lugar entre los meses de enero y febrero dando lugar a una vistosa flor blanca y rosada. El almendro en flor posee unas llamativas flores en tonos blancos y rosados que anuncian la llegada de la primavera.

El almendro en flor y sus frutos

El cultivo del almendro se lleva realizando desde hace milenios por la riqueza de sus frutos. La almendra es el fruto del Amygdalus Communis. España y Estados Unidos son los mayores productores de almendras del mundo.

La recolección de este fruto tiene lugar entre los meses de agosto y septiembre. El método utilizado para la recogida de la almendra se denomina “varados” y consisten en golpear el árbol con una vara para hacer caer los frutos.

El almendro y su flor que anuncian la primavera

La almendra es un fruto rico en calcio, hierro y proteínas. De este, sale el aceite de almendra que suele ser utilizado como emoliente. Además, la esencia de las almendras amargas suele utilizarse en perfumería por su peculiar aroma.

En medicina el aceite de las almendras se utiliza para el tratamiento de la dermatitis, la psoriasis o las quemaduras superficiales. Otro de los beneficios de las almendras es que ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, contribuyen a equilibrar el colesterol y regulan la presión arterial.

El almendruco o alloza es el fruto tierno e inmaduro. Aunque en algunas regiones también se refieren al almendruco como la semilla del almendro sea cual sea su estado.

¿Cuánto CO2 absorbe el almendro?

La crisis climática tiene un efecto directo en la agricultura que debe adaptarse a los cambios y ayudar a mitigar sus efectos. Las plantas y árboles tienen la capacidad de captar el CO2 durante la fotosíntesis, del que obtienen los nutrientes necesarios para su desarrollo, y lo convierten en oxígeno.

Las formaciones vegetales actúan como sumideros de carbono ayudando a equilibrar la cantidad de gases efecto invernadero en el planeta. Concretamente, el almendro es capaz de absorber 15 kilos de dióxido de carbono en 20 años.

Sembrar árboles supone sembrar oxígeno. Consciente de esto, en 2015 nació “Sembrando Oxígeno”, un proyecto de Fundación Aquae que surge como respuesta a la lucha contra el cambio climático y la desertización.

Desde entonces, gracias a este proyecto, hemos plantado más de 12.000 árboles por toda la geografía española y hemos compensado nuestras emisiones de CO2 a la atmósfera. Además, nos hemos convertido en la única fundación en España en contar con el Triple Sello ‘Calculo+Reduzco+Compenso’ otorgado por la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO)