Los retos del planeta para luchar contra el cambio climático

¿Qué hacer para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera? ¿Cómo disminuir el consumo de plástico y cómo reciclarlo? ¿Cómo llevar una dieta menos contaminante? En definitiva, ¿cómo colaborar para reducir la contaminación y el avance del cambio climático?

La Hora del Planeta es un movimiento mundial organizado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). El evento se realiza anualmente alentando a las personas, comunidades y empresas a apagar las luces eléctricas no esenciales, durante una hora, de 8:30 a 9:30 p.m. en un día específico hacia finales de marzo, como símbolo de compromiso con el planeta. Reducir la emisión de CO2 es su mayor objetivo.

Esta acción comenzó a realizarse como parte un evento de luces apagadas en Sydney, Australia, en 2007. Desde entonces, ha crecido hasta involucrar a más de 7.000 ciudades y pueblos en 187 países y territorios para crear conciencia sobre el consumo de energía y los efectos en el medio ambiente.

En el caso de 2021, la Hora del Planeta es el 27 de marzo y, precisamente este año, nos encontramos en un momento decisivo para la protección de la naturaleza. Tras un año marcado por las grandes decisiones políticas sobre la acción climática, el desarrollo sostenible y la naturaleza, 2021 se convierte en un año crucial para lograr un plan global para conseguir una relación sostenible entre el ser humano y la biodiversidad. 

Origen de la Hora del Planeta

En 2004, confrontado con hallazgos científicos, WWF Australia se reunió con la agencia de publicidad Leo Burnett Sydney para “discutir ideas para involucrar a los australianos en el tema del cambio climático”. La idea de un apagado a gran escala se acuñó y desarrolló en 2006, originalmente bajo el título provisional “The Big Flick”. WWF Australia presentó su concepto a Fairfax Media, quien, junto con el alcalde de Sydney, Clover Moore, acordó respaldar el evento.

La Hora del Planeta 2007 se llevó a cabo el 31 de marzo en Sydney, Australia a las 7:30 pm, hora local. En octubre de 2007 San Francisco llevó a cabo su propio programa “Lights Out” inspirado en la Hora del Planeta de Sydney. Después de su exitoso evento en octubre, los organizadores decidieron apoyar la Hora del Planeta que se planeaba para marzo de 2008.

La Hora del Planeta 2008 se llevó a cabo a nivel internacional el 29 de marzo de 2008 a partir de las 8 p.m. a las 9 p.m. hora local, que marca el primer aniversario de este movimiento mundial. 35 países de todo el mundo participaron como ciudades insignia oficiales y más de 400 ciudades también recibieron apoyo. Los puntos de referencia de todo el mundo apagaron su iluminación no esencial para la Hora del Planeta. Algunos sitios web participaron en el evento, y la página de inicio de Google se volvió “oscura” ese día.

Con motivo de la Hora del Planeta, a continuación te compartimos algunos consejos que pueden servir para los anteriores retos, para tenerlos cuenta y, sobre todo, para comenzar a ponerlos en práctica. Porque todos sumamos, especialmente en lo referente a emisiones de CO2 y plásticos.

  1. Ser conscientes del impacto de las emisiones de CO2
  2. Reducir el uso del coche privado
  3. Practicar una movilidad sostenible
  4. Aumentar nuestra eficiencia energética
  5. Consumir energía renovable
  6. Seguir una dieta con baja huella de carbono
  7. Convertirse en un consumidor sostenible
  8. Plantar árboles
  9. Apostar por productos de kilómetro cero
  10. Reclamar más implicación institucional en la lucha contra el cambio climático

La reducción de plásticos de un solo uso resulta clave para reducir la contaminación en nuestro planeta. Sin embargo, la invasión de los plásticos en nuestro día día es ya una realidad. Las consecuencias de la contaminación por plástico no afectan solo a los seres vivos; la calidad del suelo, del aire y del agua también se ven alterada por estos residuos. Estos son algunas de nuestras recomendaciones para acabar con esta problemática situación: 

  1. Rechazar los alimentos y bebidas en envases de un solo uso.
  2. Reutilizar los envases de plástico
  3. Utilizar nuestra propia botella de agua reutilizable
  4. Llevar siempre bolsas de compra reutilizables
  5. Comprar frutas y verduras sin embalajes de plástico
  6. Usar vasos y platos de plástico biodegradables
  7. Rechazar los alimentos envasados en bandejas de poliestireno
  8. Reemplazar los recipientes de plástico por recipientes hechos con vidrio o acero inoxidable
  9. Utilizar prendas con tejidos naturales como la lana o el algodón
  10. Beber agua del grifo en lugar de agua embotellada