Campus logo

Sol sin peaje

3 de Julio de 2015
El impuesto del sol fue aprobado en un Consejo de Ministros en 2015 en España
Alemania y Reino Unido no son dos países especialmente destacados por sus horas de sol. En cambio, Alemania tiene instalados paneles y centrales fotovoltaicas con una potencia ocho veces superior a la de España, mientras que el Reino Unido instaló el año pasado casi 100 veces más potencia fotovoltaica que España. Entre tanto, el ministerio de Industria, Energía y Turismo parece que solo piensa en la fórmula para aplicar un impuesto al sol. 

España recibió en 2014 un total de 9,5 millones de visitas de ciudadanos alemanes y 15 millones de británicos. Es cierto que algunos de ellos venían a nuestro país solo en busca de cogorzas y otros menesteres de similar nivel pero las cifras globales nos recuerdan que uno de nuestros principales atractivos sigue siendo el sol. 

Los turistas que llegan cada año a España -después volveremos a fijarnos en británicos y alemanes- aprovechan la luz del Sol y otras partes de la radiación electromagnética para beneficio propio (bienestar, salud…). Sin embargo, de momento, a nadie se le ha ocurrido nunca aplicar ningún impuesto, tasa o gravamen específico para que los turistas, por el hecho de tomar el sol en España, contribuyan a pagar las infraestructuras necesarias para mantener este suministro.

Puede parecer una broma de mal gusto pero, visto desde esta perspectiva, nadie puede negar que mantener los servicios públicos asociados al uso y disfrute del sol cuesta cada año a España miles de millones de euros. 

El impuesto del sol en España

A nadie se le puede escapar que este aparente circunloquio inicial viene a cuento de un gravamen que el Gobierno español sí que pretende hacer realidad, el “peaje de respaldo” o más recientemente denominado “cargo por autoconsumo”; popularizado también como el “impuesto al sol”.

De acuerdo con el proyecto de Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 5 de junio (BOE del 6 de junio de 2015), los ciudadanos que consuman la electricidad generada por sus propias instalaciones (paneles fotovoltaicos, p.e.) y estén conectados a la red eléctrica general deberán abonar no sólo la parte fija de su factura de electricidad -como cualquier usuario- sino también la misma proporción de impuestos en la parte variable de la factura que pagaría si no dispusiera de estas instalaciones particulares de producción de electricidad para el autoconsumo. Es decir, en España un autoconsumidor tendrá que pagar el llamado impuesto del sol por una electricidad que él mismo ha generado -gracias a su inversión- a partir de la energía del sol.

El Gobierno justifica el ahora denominado “cargo por autoconsumo” por la supuesta necesidad de que los ciudadanos con paneles solares y similares contribuyan de forma solidaria a financiar las infraestructura eléctricas en nuestro país.

El proyecto de Real Decreto del impuesto del sol en tramitación viene a indicar que si -de un día para otro- los 46,6 millones de ciudadanos españoles instalaran paneles solares en sus casas y dejaran de pagar impuestos por el suministro de electricidad, la administración no recaudaría suficiente dinero para compensar a las empresas eléctricas. 

No deja de ser una ironía que la administración que ha propuesto el nuevo “impuesto al sol” sea el ministerio de Industria, Energía y Turismo.      

Como decíamos anteriormente, los turistas alemanes y británicos también se benefician del sol de España, aunque por ello no tengan que pagar ningún impuesto especial… A no ser que decidan instalar paneles solares también en España… 

Según explica el informe Global Market Outlook for Solar Power 2015-2019, Alemania tiene instaladas centrales y paneles de energía solar fotovoltaica que pueden dar electricidad a 5,1 millones de personas (38,6 GW de potencia instalada). En España, en cambio, este tipo de tecnología renovable solo cuenta con 5GW, con los que se puede dar electricidad a 1,4 millones de personas. Así, en grandes cifras, Alemania tiene casi ocho veces más potencia fotovoltaica instalada que España.

El balance de SolarPower Europe (el nuevo nombre de la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica) indica por otra parte que el Reino Unido fue el mercado de mayor crecimiento en energía solar fotovoltaica de Europa en 2014, con nuevas instalaciones que sumaban 2.400 MW. La cola de esta lista de inversiones en energía solar en 2014 la ocupan Malta (sin ninguna instalación nueva), Eslovaquia (0,4 MW), Bulgaria (2 MW), República Checa (2 MW), Grecia (17 MW) y España (22 MW).  

Quizás sí que sería conveniente que los millones de ciudadanos alemanes y británicos que nos visitarán este año nos enseñen a aprovechar mejor nuestro sol -sin pagar peaje-. 

ACERCA DEL AUTOR

Joaquim Elcacho
Joaquim Elcacho. Periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Coordinador de La Vanguardia Natural, canal/sección de medio ambiente y naturaleza de la edición digital de La Vanguardia. http://www.lavanguardia.com/natural