Campus logo

Por amor a la naturaleza

3 de Marzo de 2016
Naciones Unidas celebra el Día Mundial de la Naturaleza con el propósito de generar conciencia sobre la necesidad de proteger la biodiversidad por “la multitud de beneficios que la conservación de estas formas de vida tiene para la humanidad”, alertando asimismo sobre la necesidad de combatir los delitos contra la vida silvestre. 

Otro de los objetivos que persigue esta conmemoración es poner en valor ante la sociedad “la belleza de la biodiversidad de la flora y la fauna que puebla el planeta”. Me alegra enormemente que Naciones Unidas apele a un valor tan puro y tan hermoso como la belleza para reclamar una mayor y mejor defensa de nuestro patrimonio natural. Sin embargo yo iría un poco más allá y acudiría a otro motivo aún más significativo, acaso el más poderoso de todos ellos: el amor.

Amor. Hay palabras que la mayoría de la gente teme pronunciar por un exceso de rubor. Tal vez se deba a la extraordinaria carga emocional que encierra su significado, o a la desnudez inmediata que provocan en quien se atreve a pronunciarlas. Incluso puede que se sientan intimidados por su sonora belleza. Palabras como la palabra amor. Pero, cómo expresar la pasión por algo a lo que te sientes tan permanentemente unido. Cómo verbalizar el afecto profundo, el fervor y la devoción absoluta hacia la naturaleza si no es con la palabra amor. Yo me considero, como el resto de seres humanos que vivimos rabiosamente ligados a este maravilloso planeta, un amante de la naturaleza y no sé expresar con ninguna otra palabra mi vinculación hacia ella. Después del amor viene el resto: la vocación de observarla, el compromiso de defenderla o la necesidad de estar en ella. Pero todo eso surge por amor a la naturaleza. Incluso la primera de las condiciones de mi propio ser, la de estar vivo, viene precedida de mi condición de amante de la naturaleza. 

No me cabe ninguna duda de que al dejar de existir, en el preciso instante en el que exhale mi último aliento, cada una de las moléculas que resten de lo que fui seguirán velando por ella ya que, como escribió Quevedo: “su cuerpo dejarán, mas no su cuidado;/Serán ceniza, mas tendrán sentido./Polvo serán, mas polvo enamorado.”

Cuidemos de la naturaleza por amor a la naturaleza. 

ACERCA DEL AUTOR

José Luis Gallego
Divulgador ambiental, naturalista y escritor. Colaborador habitual de TVE, TV3, La Vanguardia y Onda Cero. http://www.ecogallego.com/
configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: