Los bosques, sumideros naturales de carbono

Los bosques son importantes sumideros naturales del planeta, un recurso ecológico mundial que está en riesgo a causa de las actividades humanas. Contra eso, las naciones adheridas al Protocolo de Kioto se esfuerzan por incrementar el potencial de absorción de carbono de sus bosques.

¿Alguna vez te has preguntado cuánto CO2 pueden absorber los árboles de un bosque? ¿Sabes por qué los árboles de los bosques primarios son los mejores sumideros naturales de carbono? Si buscas respuesta a estas preguntas, sigue leyendo y descubrirás un sinfín de curiosidades sobre las masas forestales que están distribuidas por nuestro planeta.

Foto: Carlos Adampol

¿Qué son los sumideros de carbono?

Entendemos como sumidero aquel sistema o proceso por el que se extrae de la atmósfera un gas o gases y se almacena. Las plantas actúan como sumideros naturales debido a la principal función que desempeñan: la fotosíntesis. Este proceso consiste en la captación de CO2 proveniente de la atmósfera o del agua que, con la ayuda de la luz solar, sirve para la elaboración de moléculas sencillas de azúcares.

Gracias a la fotosíntesis, las plantas absorben CO2, reteniendo el carbono y liberando el oxígeno restante. Los vegetales llevan a cabo esta función de manera orgánica, puesto que la necesitan para alimentarse, crecer y desarrollarse. Así, los bosques se consideran sumideros naturales de carbono en tanto están formados por una gran variedad de árboles y plantas.

En este sentido, los bosques no sólo son valiosos por el oxígeno que nos ofrece, también por su papel en la absorción del CO2 de la atmósfera. Como ya hemos explicado en alguna ocasión, la fotosíntesis está positivamente relacionada con una reducción del efecto invernadero. Una capacidad brindada por los bosques que, al igual que los océanos, mitigan el cambio climático. De esta manera se le ha aplicado el término de “sumideros de carbono”, un concepto adoptado en la Convención Marco de Cambio Climático de 1992.

Los mejores sumideros naturales de carbono

Los grandes sumideros de carbono, por su gran riqueza biológica, son los bosques primarios. Bosques intactos, vírgenes y de especies nativas, en los cuales no hay indicios visibles de la actividad humana y donde los procesos ecológicos no han sido alterados de forma significativa. Estos bosques primarios y fuentes reguladores del clima, se han ido reduciendo por la intervención humana.

Los siete últimos grandes bosques primarios del planeta son los siguientes:

  • El bosque tropical amazónico
  • La jungla del sudeste asiático
  • Las selvas tropicales de África central
  • Los bosques templados de Sudamérica
  • Los bosques primarios de Norteamérica y Canadá
  • Los últimos bosques primarios europeos
  • Los bosques de la taiga siberiana

¿Cuánto CO2 absorbe el árbol de un bosque?

Para saber cuánto CO2 absorbe un bosque tenemos primero que analizar qué arboles lo componen. Una investigación reciente realizada por un investigador de la Universidad de Sevilla destacó el pino carrasco como uno de los árboles que más CO2 absorben. Se estima que pino carrasco maduro puede llegar a absorber hasta 50 toneladas de CO2 al año.

Dicho de otra forma, un ejemplar maduro de esta especie puede de absorber las emisiones generadas por 30 coches de tamaño medio al recorrer 10.000 kilómetros al año. La península Ibérica es un lugar idóneo para el crecimiento de estos árboles, por lo que los bosques de pinos tienen un gran potencial de sumideros naturales de carbono.

Cómo potenciar el potencial de absorción de los bosques

Las prácticas de forestación y reforestación son muy habituales para luchar contra los efectos de los gases de efecto invernadero. En su lucha por cumplir con el compromiso de reducción de emisiones del Protocolo de Kioto, las naciones de todo el mundo han de calcular el potencial de sus actividades LULUCF.

Se trata de actividades de uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y selvicultura (LULUCF por sus siglas en inglés) como la forestación y la reforestación. En el año 2008-2012, a través de sus actividades LULUCF, España pudo calculó un 2% de “carbono absorbido contabilizable”. El potencial real de captación de los sumideros en España es más alto, pero el potencial de carbono “contabilizable” según el Protocolo, supone una pequeña parte de este potencial total.