Campus logo
Aquae

Fabrica niebla casera desde casa

¿Crees que no puede haber niebla dentro de tu casa? Te equivocas, es posible. Eso sí, no de manera natural. Para ello esta semana se enseñaremos con este sencillo y divertido experimento a fabricar niebla casera.

La niebla es un efecto metereológico que siempre ha intrigado al ser humano. Quizás por su uso en las películas de miedo e intriga, o incluso en el arte pictórico, aunque nos aterrorice, a su vez resulta magnética. Por ejemplo en Twitter, casi siempre que hay niebla, se podrá comprobar que Silent Hill, un videojuego que hace un gran uso se ella, será trending topic.

Va más allá de un “simple” efecto metereológico; forma parte de la cultura popular. Y es que además para crear ambiente resulta fantástica, como en una fiesta de Halloween. Sin embargo en espacios cerrados no se puede generar naturalmente. ¿Pero artificialmente? Te contamos como puedes hacer niebla casera.

¿Qué necesitamos?

Al igual que el resto de experimentos de nuestra sección, necesitaremos materiales bastante básicos y comunes. Hazte con un vaso de cristal, un colador, agua caliente y unos cubitos de hielo.

El proceso para hacer niebla casera

De primeras cogemos agua muy caliente y la echamos en el vaso de cristal. Después tendremos que esperar alrededor de 30 segundos. A continuación, ponemos el colador, depositamos tres hielos encima del vaso. Así comprobamos cómo se forma una pequeña niebla en el interior del vaso.

Pero, ¿cómo es posible?

Parte de este agua caliente se convierte en vapor, este vapor que está debajo de los cubitos vuelve a enfriarse y se transforma en agua. A esto se le llama condensación, donde pequeñas gotas de agua quedan suspendidas en el aire formando así una pequeña niebla.

Y ya que estamos, vamos a explicar brevemente cómo surge la niebla natural, que en realidad es igual que la niebla casera, pero de otra manera. Se genera cuando diminutas gotas de agua suspendidas en el aire se condensan después de entrar en contacto con una superficie o una corriente de aire fría. Para que se formen las gotas, el vapor de agua se tiene que condensar sobre pequeñas algún elemento sólido.

Y, ya que te has puesto, también puede que te interese realizar una cámara de niebla.

Cómo hacer niebla casera

¿Cómo funciona la niebla?

La niebla es una colección de gotas de agua suspendidas en la atmósfera en las proximidades de la superficie terrestre que afecta la visibilidad. Digamos que la niebla tiene la capacidad de reducir  la visibilidad por debajo de 1 kilómetro.

La forma más común de niebla, conocida como niebla de radiación, ocurre típicamente en noches despejadas cuando la superficie de la tierra enfría el aire húmedo inmediatamente encima de ella. Si solo hay suficiente viento ligero, unos cuantos kilómetros por hora, como máximo, este aire frío se puede agitar suavemente a través de una capa más profunda.

Como resultado de este fenómeno, se forma una niebla de radiación más profunda. Queremos ahora aprovechar para resolver una leyenda urbana que puedes haber escuchado, pero que no es cierta: la niebla no se quema per se.  A medida que la energía solar calienta el suelo cerca del borde de la niebla, la mezcla vertical lleva aire más seco al borde de la niebla y lo evapora. Una niebla terrestre típica se disipará primero en sus bordes, donde su profundidad es más superficial, abriéndose camino hacia el centro más denso de la niebla.

¿Qué es la niebla por advección?

A veces, la niebla se forma cuando el aire caliente se mueve sobre una superficie fría. El aire cálido que se mueve sobre un suelo cubierto de nieve en invierno y la niebla marina arrastrada tierra de sobre una superficie terrestre fría a lo largo de la costa oeste son dos ejemplos principales de la llamada niebla de advección. A diferencia de la niebla de radiación, a veces se puede ver que la niebla de advección se mueve lateralmente a lo largo o cerca del suelo.