Campus logo
Aquae

¿Sabes por qué el fuego no tiene sombra?

El fuego ha causado la fascinación del hombre a lo largo de toda la historia, aunque su descubrimiento miles de años en llegar. En esta ocasión te explicamos las claves sobre una de las características más interesantes del fuego: el hecho de que no tiene sombra.
El fuego es una de las múltiples fuentes de luz que hay en el mundo. En este experimento vamos a explicar una de las grandes cuestiones que giran en torno a este misterioso elemento: ¿el fuego tiene o no tiene sombra? El fuego ha sido objeto de fascinación por el hombre desde su descubrimiento, aunque a día de hoy sigue suponiendo un reto muy grande. Recientes investigaciones afirman que el fuego se descubrió hace 790.000 años. En este momento de la historia el hombre consiguió generar el fuego, aunque se afirma que ya el homo erectus lo usaba 1.6 millones de años atrás. Este descubrimiento fue el germen de una gran infinidad de innovaciones posteriores. Entre ellas, el fuego ha dado al hombre calor, protección, combustible y la capacidad de cocinar alimentos. Todas ellas responsables del desarrollo de la sociedad.

Materiales

  • Una cerilla
  • Un mechero
  • Linterna

Cómo comprobar que el fuego no tiene sombra

  • Cierra las persianas de la habitación y enciende la luz artificial.
  • Ponte cerca del interruptor de la luz, al lado de una pared blanca.
  • Enciende una cerilla.
  • Apaga la luz.
  • Ilumina el fuego de la llama de la cerilla con una linterna.
  • Verás que el fuego no tiene sombra. Si apuntas con la linterna a una mano, verás que ésta sí tiene sombra. Curioso, ¿verdad?

Explicación

Para explicar por qué el fuego no tiene sombra debemos primero entender qué significa realmente el concepto de sombra. La RAE lo define como una “imagen oscura que sobre una superficie cualquiera proyecta un cuerpo opaco, interceptando los rayos directos de la luz”. Por tanto, entendemos que una sombra ocurre solo cuando existe un cuerpo opaco que no deja pasar la luz.

En este experimento hemos visto que el fuego no tiene sombra porque el fuego tiene la capacidad de generar su propia luz. De esta manera, el fuego no puede impedir el paso de la luz porque es una fuente de ella. Concluimos entonces que los objetos que son emisores de luz, junto a aquellos que son transparentes, no tienen sombra.

¿Qué tipos de fuentes de luz hay?

La luz se refiere a la radiación electromagnética de cualquier longitud de onda, sea visible o no.

La radiación electromagnética en términos de longitudes de onda se puede organizar como radio, microondas, infrarrojos, la región visible que percibimos como luz, ultravioleta, rayos X y rayos gamma. La forma en que funciona la radiación electromagnética se basa en su longitud de onda. Las frecuencias más altas tienden a tener longitudes de onda más cortas, mientras que las frecuencias más bajas tienden a tener longitudes de onda más largas.

Los átomos liberan y absorben luz a sus propias energías óptimas y, por lo tanto, producen líneas de emisión en el espectro de cada átomo. Las emisiones pueden ocurrir en cualquier momento como diodos emisores de luz o lámparas de descarga de gas, como lámparas de neón, etc. Sin embargo, las emisiones también pueden estimularse, por ejemplo, en un láser.

Incandescencia y luminiscencia

La incandescencia implica la vibración de átomos enteros, por ejemplo, cuando los átomos se calientan a temperaturas óptimas elevadas, la vibración térmica se libera como radiación electromagnética. La luz incandescente es el tipo de luz más común, incluye el sol, los fuegos y las bombillas. Los incendios involucran reacciones químicas que liberan calor y gases, provocando que los materiales alcancen altas temperaturas y eventualmente provocan la incandescencia de los gases y materiales. Por el contrario, las bombillas producen calor, ya que una corriente eléctrica pasa a través de un cable y calienta el cable a altas temperaturas, lo que finalmente hace que el cable se incandescente. Las bombillas incandescentes emiten aproximadamente el noventa por ciento de su energía como infrarrojos, mientras que el resto es luz visible.

Por otro lado, la luminiscencia involucra solo electrones. Por lo general, se produce a temperaturas más bajas, en comparación con la luz incandescente y, a menudo, se denomina luz de diferentes fuentes de energía que pueden tener lugar a temperaturas normales o más bajas.
La luz de luminiscencia se produce cuando un electrón emite parte de su energía en forma de radiación electromagnética. La bioluminiscencia es la formación de luz por organismos vivos, p. Ej. luciérnagas. La luz de fluorescencia implica dos tipos de luminiscencia: electroluminiscencia y fotoluminiscencia; los usos comunes incluyen televisores y pantallas de computadora.