¿Cuáles son las diferencias entre los virus y las bacterias?

La pandemia del coronavirus que se ha declarado en el mundo ha puesto en el punto de mira la peligrosidad de los virus y los efectos que pueden tener sobre la salud. Conoce más sobre ellos y sobre las bacterias.

A nivel popular existe mucho desconocimiento sobre la verdadera naturaleza de los virus, y a menudo se los confunde con las bacterias cuando, en realidad, son organismos completamente diferentes. Descubre la diferencia entre virus y bacteria. Aquí te explicamos su estructura tan diferente y te damos algunos ejemplos de las enfermedades que los causan.

La confusión procede de que tanto los virus como las bacterias son microbios, es decir, microorganismos que solo pueden verse bajo el microscopio. No obstante, la naturaleza de ambos, sus efectos y tratamiento médico son completamente diferentes.

¿Qué son las bacterias?

Para descubrir la diferencia entre virus y bacteria, primero debemos conocer cada uno en profundidad. Las bacterias son seres vivos microscópicos, es decir, microbios, que tienen una sola célula rodeada por una pared y carecen de núcleo (forman parte de los organismos procariotas). Miden alrededor de 1 µm (una bacteria es, por lo tanto, cincuenta veces más delgada que un cabello). La mayoría de las veces tienen forma de bola o de palo. Las bacterias son las primeras formas de vida que aparecieron en la Tierra hace más de tres mil millones de años y todavía colonizan todos los ambientes terrestres. A diferencia de los virus, son organismos autónomos que no necesitan usar las células de otro ser vivo para residir en ella y multiplicarse.

Muchas bacterias viven de forma natural en el cuerpo humano y son necesarias para su correcto funcionamiento. Existen aproximadamente 100.000 millones de bacterias de 500 cepas bacterianas en el cuerpo; la mayoría de ellas están en nuestro sistema digestivo (boca, esófago, estómago, colon) y son imprescindibles para una buena digestión. También hay bacterias beneficiosas en la vagina. Este conjunto de bacterias forma lo que popularmente conocemos como “flora intestinal” o “flora vaginal”.

Sin embargo, hay otras bacterias que causan enfermedades infecciosas, como estafilococos y neumococos. Algunas se vuelven patógenas cuando se encuentran en un lugar del cuerpo donde no deberían estar, o en cantidades anormalmente altas cuando el sistema inmunitario es débil. Entre las enfermedades más graves que causan las bacterias se encuentran la peste, el cólera, la tuberculosis o la angina de pecho. El tratamiento habitual contra las bacterias son los antibióticos, que impiden que las mismas se multipliquen.

¿Qué son los virus?

La palabra “virus” procede del término en latín uirus, que significa humor, veneno, mal olor o infección. Un virus es un agente infeccioso que siempre necesita un huésped, a menudo una célula, cuyo metabolismo utiliza para replicarse. A diferencia de la bacteria, el virus no puede evolucionar de manera autónoma y necesita un hábitat para reproducirse. Por ello, se considera que un virus es un parásito.

El virus está formado por una estructura llamada “cápside” que rodea el genoma y alberga una pequeña porción de material genético (ADN). Todos los organismos vivos pueden ser víctimas de un virus: humanos, animales y plantas. Actualmente se sabe que los virus también están en los océanos y que sirven para luchar contra el cambio climático.

diferencia entre virus y bacteria

¿Cómo se contagia un virus?

Los virus son contagiosos y se transmiten mediante diferentes vías: respiratoria, digestiva, sexual o incluso a través de la piel. El contagio del virus por el “aire” se produce cuando una persona infectada tose o estornuda cerca de otra: parte del virus es expulsado del cuerpo al aire libre y alcanza a la persona sana, que se infecta con el virus.

También se puede transmitir por el contacto directo entre personas o el contacto indirecto, es decir, a través de un objeto, como la barandilla de la escalera o la barra del autobús o el metro. Una vez el virus llega a un nuevo organismo, intenta encontrar una célula en la que refugiarse y, ya dentro, libera su material genético, que le permite replicarse. Estas diferentes copias del virus se acumulan hasta que la célula explota. Cuando el sistema inmunitario comienza a combatir la intrusión del virus es cuando aparecen los síntomas de la enfermedad, como fiebre, dolor de cabeza y fatiga. Los antibióticos no tienen ningún efecto contra los virus.

Coronavirus o Covid-19

El coronavirus o Covid-19 es un virus cuyo origen sigue siendo desconocido. El problema de este es la forma rápida y virulenta con la que se propaga hasta el extremo de haber provocado una pandemia sin precedentes. Al tratarse de un virus nuevo, el sistema inmunitario del cuerpo humano no está preparado para combatirlo, motivo por el cual es tan peligroso.

A diferencia de lo que sucede con otros virus, como el de la influenza o la gripe, que cuentan con una vacuna para contrarrestar sus efectos, no existe hasta el momento vacuna contra el Coronavirus; el tratamiento de la enfermedad se está abordando, de forma experimental, con antivirales que son eficaces contra otro tipo de virus.

Dada la rapidez con la que el coronavirus se propaga, las autoridades sanitarias han alertado sobre la importancia de un correcto lavado de manos para impedir su propagación. Hay que hacerlo frecuentemente y, en general, mantener una buena higiene.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: