Campus logo

30 años de la publicación del Informe Brundtland

3 de Mayo de 2017
informe Brundtland, precursor de los principio de sostenibilidad
En 1987 Naciones Unidas publicó el Informe “Nuestro futuro común”, conocido también por el nombre de “Informe Brundtland”. Más de 30 años después, este texto sigue siendo vigente en la medida en que los actuales objetivos de desarrollo sostenible se basan en los mismos principios de sostenibilidad.

La sostenibilidad, tal y como la conocemos hoy, es un concepto que ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. De hecho, los principios de sostenibilidad que promueve hoy la ONU a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) vienen en realidad de un texto publicado hace 30 años. Se trata del Informe Brundtland, cuyo título oficial es Nuestro Futuro Común.

30 años del Informe Brundtland

La publicación de este informe, denominado oficialmente “Nuestro futuro común”, supuso un importante hito para la Teoría del Desarrollo. Por primera vez se plasma y registra el concepto de Desarrollo Sostenible o Desarrollo Sustentable, en el que la dimensión ambiental se incorpora junto a las dimensiones económica y social. El desarrollo sostenible se define como aquel desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de satisfacción de las necesidades de las futuras generaciones.

Origen del concepto de sostenibilidad

Existe una interesante historia previa a “Nuestro futuro Común”, a lo largo de la cual célebres economistas han manifestado su percepción sobre la problemática del crecimiento y los límites de la Tierra. Entre los pioneros, destaco a Thomas R. Malthus y su publicación “Ensayo sobre el principio de la población” en el año 1798. Pone de manifiesto los límites de la tierra para producir la alimentación necesaria de una población que muestra un crecimiento exponencial.

Otro de los antecedentes estaría en, David Ricardo, que publicó en 1817 su obra “Principios de economía política y tributación”. En ella, el economista enfoca los límites del desarrollo, no tanto desde el crecimiento de la población, sino desde la distribución de los recursos naturales.

Así, en el siglo XX, los recursos naturales son incorporados como factores estructurales del sistema económico de una sociedad.  Estos bienes naturales pasan a tener importancia en el comercio internacional (Krugman, 1979). Por último, destacar la publicación en 1972 del Informe Meadows por el Club de Roma.

En él, uno de sus principales mensajes fue la alerta sobre el alcance de los límites de crecimiento en la tierra en un plazo de 100 años si se continuaba con el actual incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales. Sucesivas publicaciones han sido lanzadas en 1992, 2004 y 2012, avanzando en la investigación de los límites del planeta.

Evolución de los principios de sostenibilidad

El concepto de sostenibilidad ha sufrido una profunda transformación tras la publicación de “Nuestro Futuro Común”. No obstante, fue necesario un tiempo para que se pudiera entrever el impacto del informe en la definición de las prioridades globales. De hecho, “Nuestro Futuro Común” supuso mucho más que la definición del concepto de Desarrollo Sostenible.

A raíz del Informe Brundtland nacieron los principios de sostenibilidad que hoy impregnan todos los programas de la ONU. Fue el punto de partida para algunos de los grandes hitos del siglo XX como  “La Cumbre de la Tierra” o la Cumbre de Río, celebrada en Río de Janeiro de 1992. Pero su impacto ha llegado también al siglo XXI. La definición de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) fue posible en 2015 gracias a este esfuerzo inicial.

Las principales aportaciones del Informe “Nuestro futuro común” han demostrado la gran capacidad visionaria de sus autores. Esto hace que la propuesta que realizaba el Informe Brundtland 30 años atrás aún siga vigente. En él vemos algunos

  • La consideración de los derechos humanos y su vinculación con el medio ambiente
  • La responsabilidad intergeneracional de las naciones
  • El papel de la mujer como motor fundamental para alcanzar la sostenibilidad
  • El cambio climático
  • La diferenciación del crecimiento en los países desarrollados y en desarrollo.

Unámonos a lo que ya 1987 el Informe subrayaba: Lo que hoy podría parecer difícil o imposible puede ser posible en el futuro. ¡Aún estamos a tiempo!

ACERCA DEL AUTOR

Amelia Pérez Zabaleta
Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y profesora Titular en el departamento de Economía Aplicada. Dirige la Cátedra Aquae de Economía del Agua.