×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


¿Sabías que el agua no es tan necesaria para formar huracanes?

Cuando se habla de huracanes, de manera casi inmediata pensamos en agua, en las grandes cantidades que son arrastradas por las corrientes de aire que se producen en climas húmedos. Pero un estudio ha revelado que los huracanes pueden formarse en climas fríos y secos sin necesidad de agua.

La investigación se ha llevado a cabo en la Universidad de Purdue, a cargo del profesor Dan Chavas, quien ha explicado que para llevar a cabo el trabajo partieron de que las teorías de formación de los huracanes podrían funcionar también en climas fríos y secos., idea que quería demostrar.

Tenemos teorías sobre cómo funcionan los huracanes a las temperaturas que estamos acostumbrados a experimentar en la Tierra, y teóricamente, deberían aplicarse si nos movemos a un clima más frío y seco. Queríamos saber si los huracanes realmente necesitan agua. Y hemos demostrado que no lo hacen, pero en un mundo muy diferente”.

Huracanes en climas fríos y secos

El equipo de investigación llevó a cabo una serie de simulaciones de climas fríos y secos que, en términos generales, son muy poco probables en la superficie terrestre, en gran medida porque el cambio climático ha creado unas condiciones que están produciendo que la Tierra se vuelva, precisamente, más cálida y húmeda.

Los hallazgos son importantes para comprender el posible comportamiento climático en otros planetas en los que también se producen huracanes y tormentas, aunque no tengan las mismas condiciones que la Tierra.

A partir de un primer modelo de simulación informática, simularon una atmósfera básica en la que se podrían generar huracanes de manera constante. A partir de ahí, modficaron las condiciones haciéndolas más frías o secas, a partir de la manipulación de las temperaturas en las que suelen producirse los huracanes. Así, llegaron a reducir a -33ºC y comprobaron que se producían una gran cantidad de ciclones cercanos a los que se producen en la Tierra. Aunque fueron más pequeños y débiles comparados con estos, también comprobaron que se formaban con más frecuencia.

Dust storms on Mars could behave similarly to dry cyclones. (NASA/JPL/Malin Space Science Systems photo)

Faltan respuestas

Cuando las temperaturas bajan, el aire puede contener menos agua. Siguiendo con esos -33ºC, hallaron que en esa temperatura el aire puede contener cerca de cien veces menos vapor de agua que en las temperaturas medias de los tópicos modernos. Para Chavas, “que no haya algo que cambie la fase entre el líquido y el vapor no significa que no pueda formar un huracán”.

Sin embargo, si la temperatura bajaba mucho más, no se formaban ciclones, por lo que han encontrado que en un rango entre 250 y 270 grados Kelvin no se producen, pero sí a partir de los 280 grados Kelvin. Una oscilación para la que todavía no han encontrado respuesta. “Tal vez eso significa que existen regímenes ideales para que existan los huracanes y el mundo actual en el que vivimos es uno. O podrías estar en otro mundo donde no hay agua, pero aún es capaz de producir muchos huracanes. Cuando la gente está considerando si pudiéramos vivir en un planeta seco y rocoso como Marte, esto podría ser algo a considerar”.