fbpx
Wiki Explora
Fundación Aquae > Los sectores financiero y alimentario, claves para reducir las emisiones de CO2 en España

Los sectores financiero y alimentario, claves para reducir las emisiones de CO2 en España

Compartir en
Un reciente estudio, elaborado por el Instituto de Innovación Social de ESADE, considera que dos sectores económicos españoles son cruciales para la transición hacia una economía baja en carbono: financiero y alimentario.

Mientras en Europa las emisiones de CO2 han descendido un 19 por ciento desde 1990, en España, en el mismo periodo, las emisiones han aumentado un 14 por ciento. En el estudio se profundiza en el rol de las empresas de los dos sectores señalado como clave por su impacto económico, así como sobre el cambio climático. Tanto el sector financiero como el de la alimentación y bebidas pueden reorientar sus estrategias para favorecer y contribuir hacia esta transición hacía una economía baja en carbono.

Aunque el sector financiero considera el cambio climático un “riesgo sistémico”, según el informe, también puede suponer una gran oportunidad, principalmente, por tres razones:


  1.  Se multiplican las posibilidades de financiar las tecnologías de la economía baja en carbono. Actualmente, se invierten 600.000 millones de dólares por año en energía solar y eólica, automóviles híbridos y lámparas LED.

  2. Las estrategias de inversión incluyen cada vez más criterios de sostenibilidad. Asistimos al auge de la inversión socialmente responsable (ISR), los bonos verdes y climáticos o la inversión de impacto.

  3. El impacto ambiental se tiene progresivamente más en cuenta en los índices financieros.


A escala global, el estudio revela que Europa es la región donde la ISR tiene mayor importancia: casi el 60% de los activos toman en consideración algún criterio de sostenibilidad. En España, el universo ISR está todavía poco desarrollado. En 2014, estaban registrados solo 16 fondos ISR –es decir, aproximadamente el 1 % de los fondos ISR europeos– para un total de activos gestionados de 1.800 millones de euros. Sin embargo, se registra una tendencia al alza de este tipo de fondos en España, ya que se comercializan muchos de los fondos globales más innovadores.

Autor: Zappys Technology Solutions. Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

En cuanto al sector alimentario, el informe pone de manifiesto que éste genera el 25% de las emisiones globales de efecto invernadero y el 70% del consumo de agua, y que, a la vez, se trata de una de las industrias más afectadas por el cambio climático en toda la cadena de valor.

En España, los glaciares de los Pirineos se han reducido de 3.300 a 390 hectáreas desde 1900 y el estudio advierte que el país está en riesgo de desertificación: el 49% del territorio español puede ser incultivable en 2041. Se trata de un reto muy importante, por el peso en la economía española de la industria la producción de alimentos y bebidas, que lo sitúa como el cuarto país europeo en volumen de producción.

En este sentido, el estudio destaca la labor de algunas empresas españolas que han empezado a implementar estrategias como la mejora de la eficiencia energética e hidráulica, la transición hacia energías renovables y agricultura ecológica, el eco diseño, la logística sostenible o el fomento de iniciativas de economía circular, canales de proximidad y el desperdicio de alimentos para hacer frente a estos riesgos.

Ver también:
Día Mundial sin coches: una buena oportunidad para usar transportes alternativos al vehículo privado
Consejos para reducir las emisiones de CO2
Cinco ventajas de utilizar la bicicleta como medio de transporte

Compartir en