fbpx
Wiki Explora
Fundación Aquae > Un caos de lava y obsidiana

Un caos de lava y obsidiana

Compartir en
En 1867, Ernst Haeckel, naturalista y filósofo alemán que popularizó la obra de Darwin en su país, visitó Tenerife y subió hasta lo alto del Teide.



Malpaís en el Parque Nacional del Teide. Foto: Aceytuno (mayo, 2016)

Desde allí, viendo el paisaje árido, dijo: “Con razón se llama Malpaís, pues se trata de un informe caos de bloques de lava y obsidiana.”

No se equivocaba: según el diccionario, malpaís significa “amontonamiento desordenado de fragmentos escoriáceos en la superficie de una colada volcánica. Se produce mientras la lava viscosa se desplaza y, al mismo tiempo, su parte superior, en contacto con el aire, se enfría, creando una corteza casi sólida que se fractura en unos bloques puntiagudos que se amontonan en desorden formando el malpaís. Su nombre se debe a que se trata de un espacio de difícil tránsito y en general de poco aprovechamiento agrícola”.

La visita de Haeckel fue registrada en el número 414 de La escuela moderna. Revista pedagógica y administrativa de primera enseñanza, publicada en marzo de 1926.

Esta palabra se añadió al diccionario gracias a la colaboración de Luis Miguel.

Fundación Aquae patrocina el diccionario de la naturaleza de Mónica Aceytuno. ¿Quieres participar? Lee aquí cómo hacerlo.

Ver también:

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=3r5OgO0H0pw[/embed]

Las Cañadas del Teide


Paisaje volcánico y túneles de lava de la Isla de Jeju

Compartir en