×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Elizabeth Blackburn y la telomerasa

Elizabeth Helen Blackburn es una bioquímica australiana descubridora de la telomerasa, una enzima que forma los telómeros durante la duplicación del ADN por el que recibió el Premio Nobel de Medicina en 2009, compartido con Elizabeth Blackburn y Jack W. Szostak.

Elizabeth Blackburn nace en 1948 en Hobart, en Tasmania, Australia. En 1975 comienza sus estudios en la Universidad de Cambridge en bioquímica, graduándose en biología molecular. Gracias a una beca postdoctoral gracias a su tesis alrededor de la secuenciación de ácidos nucleicos, estudia en la Universidad de Yale, después, en Berkley, California, junto al biólogo Jack W. Szostak. Juntos investigan el comportamiento de los telómeros -los extremos de los cromosomas que sirven para la división celular y protegen de la degradación- en diversos organismos.

A partir de 1985, junto a su alumna por entonces, Carol Greider, descubre la telomerasa, una enzima que forma los telómeros durante la duplicación del ADN, logrando aislarla. Ambas continuaron su investigación biomédica hasta demostrar la importancia de la telomerasa, junto a sus efectos en el tratamiento del cáncer y del envejecimiento.

Descubrimiento que sitúo a Blackburn en un espacio de la ciencia muy destacado, impartiendo numerosas conferencias y seminarios. Pero también es destacable su labor a la hora de luchar por la presencia de la mujer en la ciencia y la necesidad, no solo de poder elegir sin problemas lo que quiere estudiar una mujer, también, y, sobre todo, que pueda luego llevar a cabo su carrera sin discriminaciones.

Blackburn ha recibido premios como el de la Academia Nacional de Ciencia de Estados Unidos (1990), la Medalla de Oro de la Sociedad Americana contra el Cáncer (2000), Premio Albert Lasker (2006), Premio Paul-Ehrlich-und-Ludwing-Darmstaedter (2009) y el Premio Nobel de Medicina (2009), en los tres casos compartidos con Blackburn.