×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Ángela Ruiz Robles, precursora del ‘ebook’

Ángela Ruiz Robles fue maestra, pedagoga e inventora española. Durante su vida desarrolló varias patentes con el fin de adaptar la enseñanza tradicional a las nuevas tecnologías. Su mayor logro: crear la "antesala" del libro electrónico.

Ángela Ruiz Robles nació en Villamanín (León), dentro del seno de una familia acomodada. Cursó estudios superiores en la Escuela de Maestras de León y, entre 1915 y 1917, llevó a cabo sus primeras actividades docentes, entre ellas, sobre taquigrafía y mecanografía. En esos años concibe su primera invención: un sistema taquigráfico que, en 1940, perfeccionaría. En 1918 se desplaza a Santa Uxia de Mandía, cercana a Ferrol, como maestra.

Como profesora, Ruiz Robles se caracterizó por su innovación e inconformismo, siempre mostrando compromiso y entusiasmo con sus alumnos y mostrando una metodología práctica a la hora de, por ejemplo, enseñar idiomas mediante métodos que buscaban la evolución del sistema educativo. Fuera del aula, se desplazaba a hogares de sus vecinos, en su gran mayoría sin alfabetizar, para dar clases particulares. En 1928 se traslada a Ferrol y en 1934 se convierte en gerenta de la Escuela Nacional de Niñas en el Hospicio de Ferrol, institución cuyo objetivo era la integración social de los niños abandonados. Durante estos años, debido a su actividad progresista y contestaria, Ruiz Robles tuvo no pocos problemas con las autoridades, con diversos expedientes abiertos.

Desde 1945 hasta 1959 desarrollará su actividad docente en el Instituto Ibáñez Martín en Ferrol, llegando a ser su directora. De manera paralela, fundó la Academia Elmaca, en su propio domicilio, en la que se formaba a jóvenes de ambos sexos sin trabajo debido a la larga y dura posguerra para formarles con el fin de que pudiesen optar a mejores oportunidades laborales. La academia se convirtió con el paso del tiempo en un centro social muy activo en la vida ferrolana. Ahí se leía a persona analfabetas las cartas de sus familiares emigrados, se celebraban tertulias literarias o se organizaba la distribución de alimentos.

Ruiz Robles publicó dieciséis libros entre los años 1938 y 1970, de diferentes materias como ortografía, taquigrafía, mecanografía, gramática, historia y geografía. En dos de ellos describió un sistema taquigráfico con el que escribir y traducir de manera más rápida a través de una máquina con nuevos signos y caracteres enlazados de forma sencilla y sistemática.

Su primera patente la registra en 1949: “Procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para lectura de libros”, que tiene como objetivo innovar en la enseñanza para conseguir que fuese más intuitiva e, incluso, más divertida. La idea era adaptar el formato del libro tradicional al progreso tecnológico. Así, cada lección de cada asignatura estaría separadas y situadas en diferentes placas que se accionaban mediante sencillos pulsadores que elevarían la placa y que se mostraba a través de una pantalla de plexiglás transparente. Ruiz Robles también tenía previsto que la página se iluminase desde el interior del aparato. Este ‘libro mecánico’ ocupó gran parte de la vida de Ruiz Robles para encontrar la manera de perfeccionarlo, como su trabajo en la “Enciclopedia Mecánica” a partir de 1952, cuyo objetivo era reformar las enciclopedias escolares más tradicionales, caras y de complicado uso, para, mediante el ‘libro mecánico’ ofrecer una más ligera y ordenada en cuanto a materias. Debido a lo costoso que suponía el proyecto, y a la falta de apoyo, no pudo construir la enciclopedia y, en 1962, patentó el invento con el nombre de “Un aparato para lecturas y ejercicios diversos”. Ese mismo año construyó un prototipo, pero no pudo tener una vida comercial debido a los grandes costes que implicaba su producción. No obstante, en 1970, tuvo una propuesta en Estados Unidos para desarrollar su prototipo, pero rechazó la propuesta.

Estos inventos de Ruiz Robles se han considerado como precursores del libro electrónico o e-book, aunque Michael Hurt es considerado su inventor, cuando fundó en 1971 el Proyecto Gutenberg con el fin de volcar libros físicos en una biblioteca virtual programada por una computadora que debía estar conectada a una red telemática.