×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


«Tokangawhā”, la roca partida en medio del mar

Split Apple Rock "Tokangawhā" es una formación de roca geológica en la bahía de Tasman, en la costa norte de la isla sur de Nueva Zelanda.

Sobre el agua, una roca a modo de “manzana”

El nombre Split Apple Rock se hizo oficial en el año 1988 y se cambió oficialmente a Tokangawhā / Split Apple Rock en agosto de 2014. Está constituida de granito y presenta una forma parecida a una manzana que ha sido cortada por la mitad. Se encuentra en las aguas del mar de Tasmania, a unos cincuenta metros de la cosa entre Kaiteriteri y Marahau. Se estima que puede tener aproximadamente 120 millones de años.

Esta curiosa y llamativa formación está en aguas poco profundas durante la marea baja, lo cual permite que sea accesible a través de vadeo, es decir, por vehículos terrestres que pueden transitar sobre el agua cuando está no cubre demasiado. Del mismo modo, la Split Apple Rock es una atracción turística importante para los barcos y embarcaciones de recreo que se mueven a lo largo de las orillas del Parque Nacional Abel Tasman.

La hendidura que ha producido que se abra la roca y muestre esos dos lados de la "manzana", fue producida por un hecho natural. Pero se desconoce cuándo sucedió esto exactamente y, por lo tanto, la ruptura de la roca ha producido explicaciones mitológicas.

 

Por ejemplo, según la leyenda maorí, la división se produjo por la lucha entre dos dioses para poseerla. Para resolver el problema, utilizaron su enorme fuerza divina para romperla por la mitad. De ahí procede su nombre maorí para la roca, Tokangawhā, que significa "roca abierta de estallido".

Una teoría más científica es que el agua se filtró en una grieta en la roca y luego se congeló durante una edad de hielo, expandiéndose con el paso del tiempo hasta dividirla y producir la forma actual.

 

El Parque Nacional de Abel Tasman

Abel Tasman se encuentra en el extremo norte de la parte sur de Nueva Zelanda. Aunque es el más pequeño del país, es una de las áreas más bellas y populares de Nueva Zelanda, con 225 kilómetros cuadrados de exuberante bosque nativo entrelazado con senderos para caminar y bordeado por playas doradas y estuarios arenosos con aguas turquesas y arroyos cristalinos que caen. En su parte baja presenta valles musgosos que se unen al océano.

Los pequeños asentamientos de Marahau y la Bahía de Wainui son los puntos de entrada y salida al parque, a los cuales se puede acceder por carretera desde la ciudad de Motueka o Takaka. Pero una vez llegados a esos puntos, no existen caminos para vehículos, y el acceso debe realizarse a pie o en bote, lo que hace que los tramos norte del parque sean más remotos y pacíficamente hermosos.

El paisaje de Abel Tasman tiene una acusada presencia de fauna marina como lobos marinos, que nadan o descansa sobre las rocas a lo largo de la costa; innumerables aves marinas, pingüinos y, durante los meses de noviembre y diciembre, delfines y orcas

Las tres islas más grandes del parque son Tonga, Adele y Fisherman, y albergan muchas plantas nativas y especies animales que ya no se encuentran en el continente cercano. Hay una gran colonia de crías de focas en la isla de Tonga, que no es adecuada para el acceso público, y los botes o kayaks no pueden acercarse a más de 20 metros.