×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Conoce los 15 Parques Nacionales de España

España tiene 15 parques nacionales repartidos a lo largo de todo su territorio, diez en la Península Ibérica, cuatro en las Islas Canarias y uno en las Islas Baleares.

Muchos de los parques nacionales españoles han sido declarados por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y algunos como el Parque Nacional de Garajonay, Parque Nacional de Doñana, el área del Monte Perdido dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el Parque Nacional del Teide han sido catalogados incluso como Patrimonios Naturales de la Humanidad.

Sierra Nevada (70.953 Ha.)

Es el parque nacional más grande de España y fue creado el 11 de enero de 1999. Se sitúa en Andalucía, entre las provincias de Granada y Almería. En él se encuentra el punto más alto de la Península Ibérica, el pico Mulhacén (3.482 metros de altitud sobre el nivel del mar). En su interior alberga una amplia gama de especies animales como el Águila calzada, el Ratonero común, el jabalí, el Búho real, el zorro…

Picos de Europa (67.455 Ha.)

Fue el primero espacio protegido de España, declarado el 22 de julio de 1918 bajo el nombre de “Parque Nacional de la Montaña de Covadonga”. Su altura máxima se sitúa en el pico Torrecedo a 2.646 metros; la mínima, a 75 metros sobre el nivel del mar en el río Deva. Su fisionomía está compuesta por altas cumbres alternadas con profundas gargantas y cañones. Se divide en tres zonas: el macizo occidental, el macizo central y el macizo oriental. Su fauna está compuesta por más de cien especies de aves, además de otras especies animales como el corzo, rebecos, lobos e, incluso, algún ejemplar de oso pardo ha llegado a ser avistado.

Doñana (50.720 Ha.)

Fue creado el 16 de octubre de 1969 y está ubicado en la provincia de Huelva, Andalucía, a medio camino entre Europa y África, una situación que convierte a este parque natural en un santuario a nivel mundial para el avistamiento de aves. A lo largo del año se calcula que pueden ser observadas más de trescientas especies. Entre ellas, el Águila Imperial, que se encuentra en grave peligro de extinción. Como también lo está el lince ibérico, también presente en Doñana.

En su conjunto, el parque nacional de Doñana posee un ecosistema único en Europa gracias a la amplia y variada biodiversidad que alberga en su interior: marismas, dunas, cotos, playas, corrales y vera conforman un espacio en el que el agua es un elemento primordial y protagonista.

Cabañeros (39.687 Ha.)

Situado en los Montes de Toledo, entre las provincias de Ciudad Real y Toledo, este parque fue creado el 20 de noviembre de 1995. Se trata de un espacio muy representativo del paisaje mediterráneo. Al sureste se sitúa la raña, gran llanura cubierta de matorral, encinas y alcornoques y que alberga especies animales como zorros, jabalíes y ciervos. Al norte, oeste y en su centro, son las sierras las que tienen presencia en el paisaje, cubiertas de bosques y matorrales, frente a otras zonas más desertizadas. En las sierras vuelan el buitre negro y el águila imperial, y habitan el tejón, el gato montés, cabras y el lince ibérico.

Sierra de Guadarrama (33.960 Ha.)

Se encuentra entre las provincias de Segovia y Madrid y fue creado como parque natural el 13 de junio de 2013, siendo el más joven de todos los parques nacionales en cuando a su declaración como tal. Se encuentra dentro del sistema central y tiene grandes extensiones pinares. El pico de Peñalara (2.428 metros sobre el nivel del mar) es su altura máxima, mientras que el valle del río Alberche, a 900 metros, la mínima. Aves rapaces como el águila imperial o el buitre negro, conviven con jabalís, cabras, corzos, ciervos, zorros, liebres o el lobo ibérico.

Teide (18.990 Ha.)

Creado el 22 de enero de 1954, se encuentra en la Isla de Tenerife, en las Islas Canarias, y es el parque nacional más visitado de España. Alberta, a su vez, el punto más alto de España, el volcán Teide, que se encuentra a 3.718 metros sobre el nivel del mar.

Su geomorfología está marcada por conos volcánicos, cañadas y coladas de lava situadas entre dos grandes depresiones que están coronadas por el Teide. El parque posee una gran riqueza biológica y un inusual número de especies endémicas gracias a unas condiciones climatológicas y pluviométricas muy específicas.

Monfragüe (17.852 Ha.)

Ubicado en la provincia de Cáceres, en Extremadura, fue creado el 2 de marzo de 2007. El río Tajo es el elemento que vertebrador a su paso por colinas suaves y las dehesas que se encuentran a su alrededor. En esta zona se puede avistar aves como el águila imperial, el buitre negro y leonado, el búho real o la cigüeña negra.

Ordesa y Monte Perdido (15.608 Ha.)

Ubicado en el Pirineo Oscense, en Aragón, creado el 16 de agosto de 1918. Su altitud más baja se encuentra alrededor de los 700 metros sobre el nivel del mar, mientras que el más alto es de 3.355 metros de altitud representados por el Monte Perdido. Un gran desnivel que ocasiona la existencia de diferentes ecosistemas, con zonas altas de paisaje muy árido y verdes bosques de los valles y prados que se encuentran en los valles inferiores.

Aigüestortes y Lago de Sant Maurici (14.119 Ha.)

Es parque nacional desde el 21 de octubre de 1955. Su geografía de altas montañas hace que pueda superar los 3.000 metros sobre el nivel del mar. Se encuentra en el centro de los Pirineos, en Lleida, e integra de manera completa los municipios de Bohí y Espot.

El agua es la principal seña de identidad del parque con sus más de 200 lago entre los que destacan Sant Maurici, Llebreta, Monges, Llong, Contraix, Serradé, Dellui o Morrano. Sus ríos forman sus muy características de alta montaña, los llamados aigüestortes.

Tiene varios ecosistemas en su interior debido a que se extiende en un extenso rango de niveles sobre el nivel del mar. Por un lado, hay cotas más bajas donde predominan los bosques caducifolios, cultivos y prados; por otro lado, las cotas medias, con bosques de hoja perenne como pinos y abetos; por último, las cotas más altas, formadas por prados de alta montaña o zonas rocosas. Peguera (2.982 metros) y la Sierra de Los Encantados (2.747 metros), son sus picos más emblemáticos.

Archipiélago de Cabrera (10.021 Ha.)

Ubicado en las Islas Baleares, a 10 kilómetros al sur de la isla de Mallorca, es un parque nacional marítimo-terrestre que fue creado el 9 de abril de 1991. El Archipiélago de Cabrera, compuesta por 19 islas que forman el archipiélago y la isla de Cabrera, que es la que cuenta con mayor superficie. Las otras de más tamaño: Conejera, Na Foradada, Na Pobra, Ses Rates, L’Imperial o Ses Bledes. Tiene un valor ecológico enorme al alberga varias especies endémicas con importantes colonias de aves marinas y uno de los fondos marinos mejor conservados del litoral español.

Islas Atlánticas de Galicia (8.400 Ha.)

Creado el 1 de julio de 2002, este parque nacional se encuentra en Galicia y está formado por el archipiélago de las islas Cíes, el archipiélago de Ons, la isla de Cortegada y la isla de Sálvora. Las islas Cíes son populares, destacando la playa de Rodas, en la isla de Monteagudo. Convergen distintos ecosistemas marinos (fondos marinos de arena, de concha, de roca…) y terrestres (playas, dunas, acantilados, bosques, matorrales…).

Timanfaya (5.107 Ha.)

Creado el 9 de agosto de 1974 es el único de todos los parques nacionales que es eminentemente geológico. Fue formado tras diversas erupciones volcánicas que han transformado la isla de Lanzarote a lo largo del tiempo, especialmente fruto de las erupciones ocurridas entre los años 1730y 1734, y en 1824. Tiene más de 25 volcanes, entre los que destaca: Montaña del Fuego, Montaña Rajada y Caldera del Corazoncillo.

Caldera de Taburiente (4.690 Ha.)

Es parque natural desde el 6 de octubre de 1954 y ocupa un circo con forma de caldera de 8 kilómetros de diámetro y presenta unos desniveles que pueden llegar a los 2.000 metros en su zona central, en la isla de la Palma.

Garajonay (3984 Ha.)

Es parque nacional desde 1981 y está ubicado en la Isla de la Gomera, en su parte central. Está compuesto en esencia por laurisilva, un bosque húmedo que ha encontrado en esta isla las condiciones específicas para su conservación gracias a la climatología de la zona: una humedad casi constante debida al mar de nubes que cubre la isla, unas variaciones mínimas de temperatura y unas precipitaciones relativamente abundantes. Su altura mínima, 650 metros, la marca el caserío del Cedro; la máxima, a 1.487 metros, el Garajonay.

Tablas de Daimiel (3.030 Ha.)

Parque natural desde 28 de junio de 1973, ocupa el humedal homónimo en la provincia de Ciudad Real. Es el parque nacional de España con menor extensión. Presenta un único ecosistema formado por las peculiares tablas fluviales surgidas en la confluencia del río Guadiana y su afluente el Cigüela. Estos humedales se forman a partir del desborde de los ríos en su tramo medio debido a la nula pendiente del terreno. Su riqueza vegetal y la enorme concentración de agua crean un vergel perfecto para numerosa fauna, como la garza imperial y la garza real, junto a otras especies como el aguilucho lagunero o el martín pescador.