×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


La Bahía de Halong, una Maravilla Natural, según la UNESCO

La Bahía de Halong se encuentra en el norte de Vietnam, cerca de la frontera con China. Es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1994 y está considerada como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.

La Bahía de Halong se encuentra en el golfo de Tonkín y alcanza los 1.500 kilómetros cuadrados, plagada de numerosas formaciones de rocas calizas, que forman alrededor un conjunto de 1.600 islas e islotes, a modo de dientes gigantes, que emergen del agua creando una suerte de laberinto de ensenadas y canales.

Aguas que cambian de color
Las aguas que bañan la bahía cambian de color según la luz del día, transformándose de un verde turquesa a un azul oscuro; esto se debe a que el fondo de la bahía, compuesto del mismo material que las superficies salientes, refleja una parte de la luz que recibe. Un área extraordinaria que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994 y presenta una amplia gama de biodiversidad.

En cuanto a su composición geológica, la bahía se formó después de una sucesión de fenómenos a lo largo de milenios. Así, los sedimentos compactados por presión se levantaron por movimientos tectónicos que se resquebrajaron debido a la erosión para moldear estos salientes que crearon formas caprichosas, algunas como agujas pétreas en el agua, otros formando pequeñas islas o islotes.

La leyenda de la Bahía de Halong
Cuenta la leyenda que la bahía fue el campo de batalla naval entre vietnamitas y sus sempiternos invasores chinos. Un dragón celestial y su hijo quisieron ayudar a los vietnamitas y combatieron al invasor lanzándoles enormes perlas y rocas de jade, cuyos restos son hoy las formaciones rocosas que le dan ese toque exótico a la bahía. De ahí, también, su nombre: Ha-Long significa “dragón descendente”.

Otra de las grandes atracciones de la bahía son sus cuevas. El paisaje kárstico de la zona ha favorecido la formación de impresionantes cuevas en algunas de sus islas, que en algunos casos son accesibles. La más conocida es Sung Sot, que fue descubierta a principios del siglo XX y se caracteriza por sus grandes galerías naturales, que disponen de senderos perfectamente acondicionados.

Sung Sot (Surprise) cave

Además, de estas islas y cuevas, se pueden encontrar lagunas escondidas, hermosas playas y grutas únicas de todas las formas y tamaños, con muchos espacios que todavía no han sido explorados.