×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Las cuevas de hielo de los glaciares de Islandia

La fotógrafa norteamericana Sarah Bethea capturó en varias fotografías un momento único y raro, cuando una cueva de hielo brilla con una luz dorada o ámbar cuando los rayos del Sol se alinean con la entrada de la grieta.

Las cuevas de hielo de los glaciares de Islandia se forman en el interior de bloques de hielo. Durante el invierno, por regla general, se pueden visitar. La fotógrafa Sarah Bethea ha unido su pasión por la naturaleza y la fotografía viajando por todo el mundo para plasmar en imágenes los paisajes que visitaba como manera de recrearlos, así como para llamar la atención de su belleza y fragilidad. El clima ártico de Islandia llamó poderosamente su atención y visitó en dos ocasiones las cuevas de hielo ubicadas en la costa sur del país.

(C) Sarah Bethea

En uno de los viajes, realizado en diciembre, tuvo la gran suerte de encontrarse sola en las cuevas y poder realizar sus fotografías con total calma, disfrutando de la experiencia y pudiendo aprovechar la luz de esa época del año para sus imágenes. En esa época los días son muy cortos y, durante el mediodía, el sol se posicionó de manera lineal con la entrada de la cueva y, al hacerlo, los rayos ocasionaron que el hielo pareciese ámbar.

(C) Sarah Bethea

Un fenómeno que sucede una o dos veces por año

Bethe recuerda el momento: "durante aproximadamente cinco minutos, el sol se alineó justo en la entrada de la cueva, y el hielo se iluminó para que pareciera ámbar. Estábamos explorando un túnel de la cueva y el sol no se elevaba demasiado por encima del horizonte, ofreciendo una hermosa luz dorada. Todo el fenómeno duró unos cinco o diez minutos, y fue una sorpresa total".

Y añade: "siempre había querido ser conservacionista, y creo que las fotos son una gran forma de inspirar amor y aprecio por la naturaleza. Las imágenes nos pueden ayudar a conectar e inspirarnos a cuidar y preocuparnos por lugares que no conocemos, y pueden ilustrar problemas importantes y la necesidad de entrar en acción. Es maravilloso que las personas vean mis fotos y se sientan inspirados a salir y ver estos lugares con sus propios ojos; pero, ante todo, espero acercar a las personas a la naturaleza y que vean que vale la pena proteger estos lugares”.