×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Los 5 desiertos más grandes de España

Los cinco desiertos más grandes de España, desde Zaragoza a Granada, pasando por Jaén, Navarra y Almería. Cinco paisajes que esconden sorpresas.

Desierto de Gorafe (Granada)

El desierto de Gorafe se encuentra en el centro de la Depresión Guadix-Baza, una espectacular conjunción de formas, colores y sensaciones que ocupa 1.6006 hectáreas. Es una cuenca sedimentaria interior, que se encuentra rodeada de montañas y posee una cierta elevación con respecto al nivel del mar. En su centro tuvo un lago cuyas aguas, hace apenas 100.000 años, fueron a parar al valle del Guadalquivir a través del río Guadiana Menor.

El desierto se divide en dos grandes áreas. Una primera zona conocida como las bad lands (malas tierras), compuesta por cañones, barrancos y chimeneas de hadas; otra, alejada del núcleo central, con grandes cañones de arcillas rojas.

Desierto de Tabernas (Almería)

Es el único paraje considerado una zona desértica en todo el continente europeo y se extienda hasta las 28.000 hectáreas. Está localizado al norte de la ciudad de Almería, entre las Sierras de los Filabres y Alhamilla. Es un paisaje que se caracteriza por un conjunto de cárcavas recorridas por ríos torrenciales en los desiertos (wadis), los cuales tan solo llevan agua, barro y piedras durante las avenidas. Las precipitaciones no alcanzan 250 mm anuales y presenta unas temperaturas medias superiores de los 17ºC, las cuales han contribuido a la formación de un tipo de terreno conocido como bad-lands (tierras malas), enclavadas entre los altos relieves de Filabres, Alhamilla, Gádor y Sierra Nevada.

Bárdenas Reales (Navarra)

Este paraje semidesértico se extiende en 41.845 hectáreas y en él se pueden encontrar desniveles de hasta 400 metros. Es un Parque Natural declarado Reserva de la Bioesfera por la UNESCO. La erosión de sus suelos de arcillas, yesos y areniscas ha creado un paisaje de barrancos, mesetas planas y cerros. El territorio que ocupan es muy extenso y el Parque se divide en tres áreas: El Plano, la Bardena Blanca y La Negra. El lugar más interesante de los tres es la Bardena Blanca, la depresión central en la que se concentran las montañas con extrañas figuras.

Desierto de Larva (Jaén)

Está considerado como uno de los desiertos más desconocidos de la región andaluza. ompuesto por alrededor de 57.000 hectáreas con escasa presencia de vegetación debido a la extrema sequedad de la zona, la cual ha moldeado su paisaje a base de tierra. Entre la escasa vegetación, destaca la presencia de encinas, pinos y matorrales. Durante el invierno, no obstante, puede alcanzar los 4ºC como temperatura más baja.

Desierto de los Monegros (Zaragoza)

Ubicado entre Zaragoza y Huesca, este desierto posee la calificación de "Paisaje Singularísimo, Único en Europa", y tiene una extensión de 276.440 hectáreas. Su historia geológica se remonta a más de 25 millones de años, compuesto por estepas, sierras, barrancos y valles. En su interior tiene una diversidad biológica muy rica de fauna y flora. Su aspecto arenoso se rompe con lagunas saladas y balsas como la Sariñena o La Playa, aunque son oasis líquidos en un conjunto desértico. Su nombre proviene de los montes negros, dado que así se conocía antes de que sus pinos y sabinas fuese talados.