×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El río más largo de la Antártida: el río Onyx

El río Onyx, a pesar de su nombre, no es un río verdadero, dado que se trata de una corriente de agua de deshielo en el continente de la Antártida.

El río Onyx es una corriente de agua de deshielo antártica que, durante los pocos meses de verano antártico, fluye hacia el oeste a través del valle de Wright desde el glaciar Wright Lower y el lago Brownworth, que se encuentra a pie del glaciar, hasta el lago Vanda.

A pesar de tener solo 32 kilómetros de longitud, es el río más largo de la Antártida; si bien, se debe en todo momento tener en cuenta que no se trata de un río: de hecho, en el continente antártico, no existen ríos propiamente dichos. Sin embargo, su singularidad geológica, junto con la de otras corrientes de agua de deshielo en la Antártida, convierte estas corrientes de agua de deshielo en ríos.

El río Onyx es el más grande y ecológicamente más importante de las nueve corrientes semipermanentes de agua de deshielo presentes en la Antártida. Todos aparecen solo durante los pocos meses cortos de la temporada de verano antártica. Aunque sigue siendo considerado un río, ningún pez vive en sus aguas. Sin embargo, es compatible con la vida microscópica, y las floraciones de algas en sus aguas a veces pueden ser muy extensas.

Cuando surge, el río Onyx fluye hacia el oeste a través del valle de Wright y se origina en el agua derretida del glaciar inferior de Wright. Curiosamente, este helado flujo de agua de deshielo no fluye hacia el océano. El río Onyx es un excelente ejemplo de lo que se conoce popularmente como drenaje endorreico, y su destino final es el lago Vanda.

A lo largo de su curso presenta unas formas muy sinuosas, y también forma varios afluentes más pequeños.