×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El lago Abraham en Canadá

Situado a los pies de las Montañas Rocosas, se encuentra el asombroso y singular lago de Abraham. En su fondo posee unas plantas que desprenden burbujas de gas metano que se congelan antes de llegar a la superficie, creando un paisaje único.

En el año 1972 se levantó una presa de grandes dimensiones cerca de las Montañas Rocosas, en concreto, al oeste del Estado de Alberta. Se trata de la presa de Bighorn, una construcción de grandes dimensiones que creó un largo artificial que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una atracción para la zona del río North Saskatchewan.

El lago Abraham tiene una superficie de 53,7 kilómetros cuadrados, 32 kilómetros de longitud y unos 3,3 kilómetros de ancho. En su fondo crecen unas plantas que liberan gas metano, el cual se congela antes de alcanzar la superficie, creando unas burbujas que quedan petrificadas en el agua. En su unión, estas burbujas conforman unas especies de columnas cuya profundidad es mayor cuando más decrece la temperatura del agua del río en la época invernal.

La imagen que produce es la de un lago con colores blancos, turquesas y celestes sobre un fondo azul oscuro -producto de las bajas temperaturas del agua-. Una peculiaridad es que se puede caminar sobre él, algo que lleva a lo largo del año a que sea visitado constantemente, gracias a que el hielo posee un grosor lo suficientemente fuerte como para que no se quiebre. Al menos, transmite esa sensación. No obstante, entraña, además de una posible ruptura, otro peligro: esas burbujas con de gas metano, altamente inflamable, por lo que, si se rompiese una y, casualmente, hubiese cerca fuego, podría producirse un desastre.

El nombre del lago surgió de un concurso. El Gobierno de Alberta abrió un concurso entre los estudiantes de la zona para que eligieran un personaje relevante para nombrar el lago. El elegido fue Silas Abraham, quien habitó la región entre los siglos XIX y XX. Un explorador y guía que construyó el primer refugio de la zona y que, tiempo después, daría nombre al lago.