×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El agua salada se vuelve rosa

Las salinas se vuelven rosas cuando la vida es casi imposible en ellas y sólo viven unos microorganismos –Chromatium thiocapsa –que poseen pigmentos purpúreos y asalmonados que le dan ese color al agua.

En las salinas de Santa Pola, en Alicante, el agua de algunas balsas se ha vuelto rosa. Sin embargo, los flamencos que comen aquí durante el día tienen muy poco que ver con este fenómeno cromático que podemos observar en las aguas hipersalinas.

Porque los flamencos lo único que hacen es comer los pequeños crustáceos que son capaces de vivir en aguas con más sal que el mar. Claro que también los flamencos tienen las patas rosas, y que con ellas remueven el fango, pero el color de sus patas no es capaz de teñir de rosa el agua. Tampoco sus plumas coberteras, que también son rosas. Y, además, estos flamencos que se ven sin bajarse del coche desde la Nacional 332, a su paso por Santa Pola, comen en las balsas que aún no son rosas y algunos ni siquiera duermen aquí, y vuelan cada noche hasta trescientos kilómetros a su colonia de cría, para regresar al día siguiente. Desde el departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Barcelona, el doctor Camba confirma que las salinas se vuelven rosas cuando la vida es casi imposible en ellas y sólo viven unos microorganismos -Chromatium thiocapsa – que poseen pigmentos purpúreos y asalmonados que le dan ese color al agua.

Por eso, cuando ayer salió el sol después de varios días de levante, el agua de las salinas de Santa Pola, de tanta sal, se ha vuelto rosa.

Este texto pertenece al Diccionario de la Naturaleza de Mónica Aceytuno, patrocinado por la Fundación Aquae. ¿Quieres participar? Lee aquí cómo aportar tu grano de arena.  

Ver también:

La salina, riqueza natural
Reserva Marina de la Isla de Tabarca