Origen y formación del agua subterránea

Sabemos que el agua subterránea se encuentra bajo la superficie terrestre. Representa una fracción importante de la masa de agua presente en todos los continentes. Conozcamos dónde y cómo se forma el agua subterránea y el origen e importancia que tiene para nuestras vidas.

¿Qué es el agua subterránea?

Antes de descubrir cómo se forma el agua subterránea, es necesario definir qué es. Se trata de aquella agua que se encuentra bajo la superficie terrestre, así como la que ocupa los poros y las fisuras de las rocas más sólidas.

El agua subterránea más profunda puede permanecer oculta durante miles o millones de años. Aunque gran parte se encuentra a poca profundidad y desempeña un papel discreto, pero constante, en el ciclo hidrológico.

Se puede encontrar casi en cualquier lugar: debajo de colinas, montañas, llanuras e, incluso, desiertos. Y, como mantiene la temperatura promedio del espacio que ocupa, en el caso del agua subterránea de las regiones polares esta se congela durante gran parte del año.

Origen y formación del agua subterránea

Un factor esencial para saber los detalles sobre la formación de las aguas subterráneas se encuentra en conocer su origen. Y, a partir de él, también aparecen varios tipos de aguas subterráneas.

Gran parte de esta tiene su origen como agua meteórica que cae en forma de lluvia o de nieve. El agua que no se pierde por la evaporación o la transpiración de las plantas se infiltra en el terreno, y así es cómo da lugar a las aguas subterráneas. La porosidad y estructura del suelo determina el tipo de acuífero y la circulación de estas.

A partir de este origen, se pueden dividir en cuatro tipos de aguas subterráneas:

  • Aguas de infiltración: como resultado de la penetración en la profundidad de las aguas meteóricas.
  • Aguas de condensación: se encuentran en zonas climáticas como los desiertos, y surgen de la condensación del agua procedente de la niebla nocturna.
  • Aguas fósiles o congénitas: están en cuencas marinas, lacustres y fluviales. El agua se ha conservado en los sedimentos después de la transformación de estos en roca.
  • Aguas juveniles: son las aguas de muchos manantiales situados en regiones de actividad volcánicas actual o reciente de las montañas jóvenes.

como se forma el agua subterranea

Clasificación de las aguas subterráneas

Además de los cuatro tipos establecidos a partir de cómo se forma el agua subterránea, hay también otros cuatro según dónde se encuentran, esto es, según los yacimientos que las cobijan.

  • Aguas suspendidas: son las subterráneas que yacen a escasa profundidad bajo la superficie de la tierra, en la zona de aeración.
  • Aguas freáticas: las más extendidas; descansan sobre la primera capa impermeable más o menos continua.
  • Aguas confinadas: se encuentran entre dos capas impermeables continuas.
  • Aguas artesianas: se encuentran en los pliegues sinclinales y monoclinales de las capas de rocas.

Dentro de las aguas freáticas se encuentran los acuíferos, que son terrenos rocosos permeables dispuestos bajo la superficie. Ahí se acumula y circula el agua subterránea.

Importancia del agua subterránea

El agua subterránea representa, a nivel global, unas veinte veces más que el total de las aguas de superficie. Un dato que apunta hacia su importancia como reserva y recurso de agua dulce, además de otros motivos como:

  • El papel que ejerce en la naturaleza. Su efecto como gran reserva de agua respecto al flujo anual es esencial para mantener el caudal de muchos ríos y la humedad del suelo.
  • Ser la mayor reserva de agua potable en las regiones habitadas por los seres humanos. Puede aparecer en la superficie en forma de manantiales o extraída mediante pozos.
  • En tiempos de sequía, mantienen el flujo de agua superficial.
  • Aunque no exentas del peligro de la contaminación, tienden a tener menos residuos y microorganismos, por lo que es preferible el agua subterránea para uso humano.

 



configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: