×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Científicas olvidadas

El 11 de febrero es el Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia. Un buen momento para recordar a algunas científicas que fueron ignoradas por la historia y, en ocasiones, ninguneadas por sus compañeros. A ellas les debemos algunos de los descubrimientos más importantes de la Ciencia.

Maria Winkelmann-Kirch (Alemania, 1670)
Maria Winkelmann-Kirch fue la primera mujer en descubrir un cometa, el C/1702 H1, pero como era la ayudante no oficial y esposa de uno de los más famosos astrónomos de Alemania, el descubrimiento le fue atribuido a él que tardo ocho largos años en reconocer que el descubrimiento era de su mujer.

Cuando su marido murió, solicitó su puesto en la Academia de las Ciencias de Berlín, pero se lo denegaron y la echaron, a pesar de haber dedicado dos décadas de su vida a convertirla en uno de los mayores centros de astronomía. Volvió años después, de nuevo como ayudante; esta vez, a la sombra de su hijo.

Henrietta Leavitt (1868, Estados Unidos)
Otra pionera ignorada es la astrónoma estadounidense Henrietta Leavitt, que contribuyó a cambiar nuestra manera de ver el Universo.

Ella comenzó a trabajar midiendo y grabando estrellas en el Observatorio Harvard, uno de los pocos trabajos en el ámbito científico considerado apropiado para mujeres. Leavitt descubrió un patrón entre el brillo de una estrella y su distancia a la Tierra.

Esto le permitió demostrar lo que se conoce como relación período-luminosidad, algo que le dio la posibilidad a los científicos calcular cuán lejos está una estrella de la Tierra en base a su luminosidad.

Lise Meitner (1878, Austria)
La labor de la austriaca Meitner en física nuclear condujo al descubrimiento de la fisión nuclear, en la que el núcleo del átomo se divide en dos. Esto abrió el camino para la creación de la bomba atómica.

Tras mudarse a Berlín en 1907, Meitner colaboró con el químico Otto Hahn por varias décadas. Sin embargo, Hahn publicó sus hallazgos sin incluir el nombre de Meitner como coautora.

Hahn ganó el premio Nobel de Química en 1944 por sus contribuciones a la división del átomo.

Resultado de imagen de Lise Meitner (1878, Austria)

Ida Tacke (1896, Imperio Alemán)
A esta investigadora alemana se le deben grandes progresos tanto en el campo de la química como en el de la física atómica. Encontró dos elementos nuevos -renio y masurium- que Dmitri Mendeleev predijo formarían parte de la tabla periódica.

En los libros de ciencia se la cita como la descubridora del renio, pero el descubrimiento del masurium, que ahora se conoce como tecnecio, se atribuye a Carlo Perrier y Emilio Segre.

La comunidad científica ignoró la evidencia de Tacke hasta que Perrier y Segre crearon artificialmente el elemento en el laboratorio.

No obstante, a Tacke se le atribuye ser la primera persona que pensó en la posibilidad de la fusión nuclear.

Chien-Shiung Wu (China, 1912)
La científica china-estadounidense Chien-Shiung Wu fue una de las físicas más importantes del siglo XX. Pese a que participó en el desarrollo de la bomba atómica como parte del Proyecto Manhattan, muy pocos hoy en día han escuchado su nombre.

En los años 50, dos físicos teóricos, Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang, le pidieron ayuda a Wu para refutar lo que en física se conoce como la ley de paridad.

Los experimentos de Wu dieron por tierra con esta ley. Ese momento clave para la ciencia le valió un Nobel a Yang y a Lee pero no a Wu, a quien se dejó de lado aunque su participación fue vital.

Rosalind Franklin (1920, Reino Unido)
La biofísica británica Rosalind Franklin fue una pionera en cristalografía de rayos x. Su imagen de una molécula de ADN resultó crítica para descifrar su estructura, uno de los avances científicos más importantes del siglo XX.

Imagen relacionada

Pero fueron James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins quienes recibieron en 1962 el Premio Nobel en Fisiología o Medicina por su trabajo.

Marianne Grunberg-Manago (Rusia, 1921)
Esta importante bioquímica francesa de origen ruso descubrió, junto con Severo Ochoa, el ARN-polimerasa, una enzima que se convirtió en una herramienta esencial para descifrar el código genético.

Él se llevó el premio Nobel de Fisiología y Medicina por el descubrimiento que no compartió con su compañera.

Esther Lederberg (1922, Nueva York)
Esta microbióloga estadounidense condujo investigaciones pioneras en el campo de la genética. Desarrolló técnicas básicas que se perfeccionaron más tarde y contribuyeron al entendimiento de cómo funcionan los genes.

Su trabajo ayudó a su marido, Joshua, a ganar un premio Nobel en 1958. Sin embargo, nadie la mencionó a ella.

Foto: Esther Lederberg

Jocelyn Bell Burnell (Reino Unido, 1943)
La astrofísica Jocelyn Bell Burnell creyó haber recibido señales de los extraterrestres, pero después se dio cuenta de que había descubierto la primera radioseñal de un púlsar, un nuevo tipo de estrella muy densa que permitió avanzar en el estudio de las fases finales de la vida de estos cuerpos y en la formación de agujeros negros.

También gracias a estudiar los púlsares se tuvo la primera evidencia indirecta de las ondas gravitacionales, que se detectaron directamente por primera vez en 2016. El gran hallazgo de esta astrofísica tuvo lugar mientras realizaba su tesis bajo la tutorización de Antony Hewish. Fue él quien se llevó el Nobel de Física.

Fuentes: www.bbc.com y www.elconfidencial.com

 


configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de "Política de cookies".

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: