×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El rebrote de la selva tropical aumenta la captura de carbono

Con la lluvia y el suelo fértil adecuados, la tasa de captura de carbono de los bosques nuevos puede ser 11 veces mayor que las de los bosques viejos.

Las selvas tropicales recientes pueden absorber 11 veces más carbono de la atmósfera que los bosques ya establecidos, un estudio ha demostrado.

Los investigadores han elaborado un mapa que muestra las regiones de América Latina donde el recrecimiento selvas tropicales puede ofrecer mayores beneficios.

Sin embargo, añadieron que los bosques viejos aún necesitan ser protegidos, ya que encierran gran cantidad de carbono.

Los detalles del estudio se han publicado en la revista Nature.

El equipo internacional de científicos recopiló datos de casi 1.500 parcelas en 45 lugares a lo largo de todo el Neotrópico, que abarca América Central y América del Sur, lo que les permite producir un mapa resaltando el potencial de secuestro de carbono de áreas a través del Neotrópico.

Los bosques nuevos, o secundarios, crecen como resultado de una importante limpieza de vegetación vieja. El desmonte podría ser el resultado de un evento natural, como un incendio, o resultado de la actividad humana, como la tala forestal o la agricultura.

Con el fin de maximizar el acceso a la luz solar, nutrientes y agua, los árboles nuevos crecen rápidamente. Eso significa que las plantas secuestran una cantidad mucho mayor de carbono de la atmósfera, que utilizan como parte del proceso de fotosíntesis que usa la luz solar para producir los azúcares que la planta necesita para crecer.

El equipo encontró que en condiciones óptimas, la vegetación de nuevo crecimiento podría secuestrar hasta 11 veces más carbono que los bosques ya establecidos.

Sin embargo, los bosques maduros, establecidos desde hace tiempo, han atrapado una vasta cantidad de carbono a lo largo de décadas y siglos. Las selvas tropicales son los mayores sumideros de carbono terrestre del planeta. La deforestación es uno de los principales impulsores de las emisiones procedentes de las actividades humanas y se calcula que representa el 20% de todas las emisiones.

La capacidad de los bosques de todo el mundo, en particular de las selvas tropicales, para absorber y encerrar carbono juega un papel clave en los esfuerzos para mitigar y frenar los efectos del cambio climático resultante de la actividad humana.

La cumbre del clima de la ONU de 2014 vio la creación de la Declaración de Nueva York sobre los Bosques, un acuerdo no vinculante que estableció el objetivo de reducir a la mitad la tasa de deforestación mundial en 2020, y detenerla en 2030.

La declaración también pidió la restauración de 150 millones de hectáreas de bosques degradados por el final de esta década.

Lourens Poorter, coautor del artículo y miembro de la Universidad de Wageningen, Países Bajos, dijo el podcast de Nature que, si bien es importante detener la deforestación, también es importante reconocer el papel de los bosques secundarios en un contexto de mitigación del cambio climático.

"Hay un potencial de los bosques para volver a crecer", dijo. "Podemos hacer eso de forma activa mediante la plantación pero también se puede hacer de forma pasiva (a través de la regeneración natural)."

"Lo que hemos intentado hacer en este estudio es obtener una imagen completa de lo rápido que ésta se da en términos de biomasa. Si abandonas las zonas que se han utilizado para la agricultura, con qué rapidez los bosques vuelven a crecer de forma natural y qué cantidad de biomasa toman; lo que llamamos recuperación o resiliencia de la biomasa".

La regeneración natural de los bosques secundarios puede ser una manera productiva y rentable de aumentar la captura de carbono

Foto: Mapa mostrando el potencial de crecimiento de biomasa sobre el nivel del suelo (AGB) en un período de 20 años. El púrpura indica bajo potencial de recuperación de cubierta forestal, mientras que el verde indica un alto potencial de recuperación / Nature

En su artículo, el profesor Poorter y el equipo añaden: "Presentamos un mapa de recuperación de la biomasa de América Latina, que ilustra la variación geográfica y climática en el potencial de secuestro de carbono durante el crecimiento de los bosques."

"El mapa va a apoyar políticas para reducir al mínimo la pérdida de bosques en zonas en las que la resiliencia de la biomasa es naturalmente baja (como las regiones de bosque estacionalmente secos) y promover la regeneración de los bosques y la restauración de las tierras bajas tropicales húmedas con alta capacidad de recuperación de la biomasa".

En un artículo para el sitio web The Conservation, la Profesora Susan Letcher, co-autora e investigadrora del Purchase College, de la Universidad del Estado de Nueva York, Estados Unidos, aclaró: "la restauración forestal activa puede ser un proceso costoso, y puede que no sea rentable o incluso necesario en cada caso."

"En los paisajes con bajos niveles de degradación, la mera protección de los bosques jóvenes permitiendo su desarrollo puede ser la mejor estrategia."

El profesor Poorter observó que los bosques secundarios ofrecieron un "enorme potencial" para el secuestro de carbono.

"En un año, puede tomar hasta tres toneladas de carbono por hectárea por año. Eso es 11 veces la cantidad de lo normal de un bosque de edad madura está haciendo."

Sin embargo, agregó: "Los bosques cumplen diferentes funciones y servicios. Los bosques antiguos son maravillosos, ya que almacenan grandes cantidades de carbono, pero los bosques jóvenes son buenos en que pueden capturar una gran cantidad de carbono nuevo y fijárlo en el sistema".

Ver también:
Selva tropical del África Central
Amazonía
Ocho evidencias científicas sobre el cambio climático