×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El plástico, un importante impulsor del cambio climático

Según un informe sobre el ciclo de vida completo de la producción mundial de plástico, los resultados ambientales a largo plazo son una catástrofe. El informe del Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) concluye que la producción de plásticos se convertirá en un importante impulsor del cambio climático.

Los plásticos están fabricados o compuestos de combustibles fósiles, para cuya extracción del suelo se necesita energía, así como para procesarlos, enviarlos y, al final de sus vidas, deshacerse de ellos. El informe del Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL), estima que las emisiones actuales de la producción, fabricación, transporte, incineración y degradación del plástico son más o menos equivalentes a las emisiones anuales de alrededor de 200 centrales eléctricas de carbón en un año. De mantenerse esta tendencia, estiman que para el año 2050, la contaminación por plásticos estará más cerca de la producción anual de alrededor de 600 centrales eléctricas de carbón.

Plásticos como emisores de carbono
Una cantidad de emisiones de carbono en la atmósfera de esta magnitud, tan solo se puede soportar si el aumento global de la temperatura se encuentra por debajo de los 2ºC y, así, cumplir a largo plazo el Acuerdo de París. Esto se conoce como el “presupuesto de carbono” y, según el estudio, si el crecimiento de los plásticos continúa a su ritmo actual, habrán consumido alrededor de una octava parte del presupuesto de carbono para 2050.

"Necesitamos reducir las emisiones en un 45% para 2030", ha declarado Carroll Muffett, presidente de CIEL. "Pero los plásticos están listos para hacer casi exactamente lo contrario, porque una vez que se liberan al medio ambiente, continúan impactando en el clima de manera perpetua. A menos que sean reciclados, pero la gran mayoría no lo está siendo".

Otros estudios han calculado las emisiones de plásticos en varias etapas de su producción y eliminación, pero este informe es el primero en estimar el impacto del plástico a lo largo de su ciclo de vida. La mayoría de las emisiones de carbono asociadas con los plásticos provienen de la fase de producción, pero incluso al final del ciclo, los plásticos son una fuente de contaminación.

La mayor parte del plástico producido se ha liberado al medio ambiente y persiste de alguna forma en él pasado el tiempo. Y ya sabemos qué sucede: tortugas y peces enredados o alimentándose de plástico; ballenas muertas que llegan a tierra con casi kilos de plástico en el estómago; buzos que nadan a través de las corrientes de contaminación plástica. Incluso en esta etapa, los plásticos son una fuente de contaminación de carbono.

Porque cuando las partículas de plástico, como los microplásticos, se exponen a la luz solar, continúan emitiendo gases de efecto invernadero. Y nunca se detienen. En relación con otras partes del ciclo de vida, la contribución de los plásticos oceánicos a las emisiones de gases de efecto invernadero es pequeña, pero lo que es preocupante es que el plástico emite y nunca deja de hacerlo.