×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El “Callejón de los Icebergs”

Entre abril y agosto se puede contemplar en el llamado “Callejón de los Icebergs”, “Iceberg Alley” en inglés, icebergs a la deriva como producto de desprendimientos en los glaciares.

Un espectáculo natural impresionante que, sin embargo, esconde una realidad: cada vez son más los que se pueden avistar debido al calentamiento global.

El "Callejón de los Icebergs" (Iceberg Alley) es el nombre con el que comúnmente se conoce a la zona de influencia de la corriente del Labrador en la costa este de Canadá y noreste de Estados Unidos. Sus aguas proceden de Groenlandia y bordean el extremo oriental del archipiélago ártico canadiense para continuar con rumbo sur frente a las costas de la península del Labrador y la isla de Terranova. A partir de ahí recorre la costa oriental de los Estados Unidos, llegando hasta las proximidades de las Carolinas.

Una zona que contribuye al duro clima invernal de la costa este de Norteamérica, tan distinto del europeo, influenciado por la cálida Corriente del Golfo. Y también es responsable de la presencia habitual de icebergs en latitudes tan meridionales como la isla de Terranova. En ocasiones, por causas todavía desconocidas, su curso se ve alterado, desviándose hacia el este y llevando icebergs a zonas que normalmente están libres de ellos. Uno de estos icebergs fue el causante en abril de 1912 del hundimiento del Titanic.

@Mark Gray

De abril a agosto, en el “Callejón de los icebergs”, lo canadienses que viven en esa región saben que es época de avistar icebergs si las temperaturas suben, dado que se generan algunos bloques de hielo menores como consecuencia de desprendimientos de los glaciares, derritiéndose frente a sus costas. La mayoría, cerca del 90%, provienen de Groenlandia. Los colores pueden cambiar, desde el blanco nieve hasta la aguamarina. También cambian en su forma, creando algunos realmente extraordinarios para su contemplación. Un espectáculo visual que, sin embargo, esconde una realidad muy problemática, el deshielo de los glaciares, dado que esos icebergs, meses después, se derriten y desaparecen en las aguas.

El fotógrafo Rodger Price, gracias al uso de un dron, consiguió unas imágenes asombrosas de uno de esos icebergs, al mostrar en su interior una increíble laguna de aguas turquesas escondidas en el interior de un iceberg que flotaba frente a las costas de Terranova y Labrador, en el norte de Canadá.