×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Proust y el espino blanco

Me he acordado de Proust nada más saber que acaban de florecer los espinos blancos.

Porque aunque del autor de ”A la busca del tiempo perdido” siempre se habla de la magdalena como si no hubiera otra cosa en su magnífico libro, lo que amaba y describió maravillosamente Proust fue la Naturaleza, y sobre todo la botánica, no sólo la que se da en el campo sino la que hay en los jardines, o mejor aún, por los caminos silvestres que había de una casa a la otra.

Y en cada uno de estos paseos, va viéndolo todo, nada se escapa ni a su mirada ni a su letra, y así a los espinos blancos los quiere de tal manera ya desde niño que se abraza a ellos y se estropea su sombrero y su abrigo, con gran disgusto para su madre, al despedirse de los espinos. Y así se prometió que cuando fuera mayor, no imitaría la vida insensata del resto de los hombres, y al llegar los días de primavera, incluso en París, en lugar de hacer visitas y escuchar tonterías, saldría al campo para ver los primeros espinos.

Ahora mismo están florecidos junto a los prados. A mí, todavía más que las flores en corimbo blancas, endulzando las espinas, me gustan las hojas, pues recuerdan en pequeño, con los lóbulos menos pronunciados y divididos, a las hojas de los robles. De lejos, sólo se aprecia la mancha blanca del arbusto como caído en el campo, desordenado y a la vez perfecto, aunque los jinetes les tengan manía porque al pasar a caballo junto a ellos, sus espinas quedan justo a la altura de las piernas.

Y aunque Proust escribe sólo espino blanco, su nombre también es espino albar, Crateagus monogyna, y su fruto es la majuela, que los hombres comían cuando aún vivían en las cavernas y quién sabe si cada primavera se maravillaban como Proust con el espino blanco florecido.

También dando un paseo advirtió Proust por vez primera, “la sombra redonda que los manzanos hacen en la tierra soleada”.

Este texto pertenece al Diccionario de la Naturaleza de Mónica Aceytuno.  ¿Quieres participar? Lee aquí cómo aportar tu grano de arena. 

Ver también:
​¿Sabías que para buscar al Sol el espliego apunta con sus flores a todas las estrellas del cielo?
​¿Sabías que las semillas del olmo negrillo pueden flotar por el río hasta el agua de todas las aguas que es el mar?
¿Sabías que el verde de la vegetación cuando brota, también para las jaras, se llama verdegay?

 


Anterior
configDate =
cookieDate =

Configuración de cookies

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Nos ayudan a proteger tu privacidad o darte acceso seguro con tu usuario a https://www.fundacionaquae.org. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de "Política de cookies".

(Tardarás aproximadamente 4 minutos)

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: