×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


La increíble transformación de una medusa Deepstaria

Este tipo de medusas es una de las criaturas más extrañas y singulares de entre aquellas que habitan los océanos debido a su carácter traslúcido. El buque de investigación E/V Nautilus ha publicado un vídeo en el que puede apreciarse. ¡No te lo pierdas!

La tripulación de E/V Nautilus navega por el Monumento Marino Nacional de las Islas Remotas del Pacífico (PRINMM), el cual abarca una franja de océano al oeste de Hawái y contiene territorios no incorporados de las Islas del Pacífico de EE.UU. En una de sus inmersiones, a 750 metros de profundidad, comenzaron a grabar y se toparon con una criatura casi misteriosa que parecía danzar en el agua, sin conseguir a primera vista reconocer de qué se trataba.

La criatura marina cambió de forma en varias ocasiones, como si se estuviese expandiendo. Al poco tiempo, tras analizar lo que tenían ante ellos, los científicos llegaron a la conclusión de que se trataba de una medusa de aguas profundas, probablemente una Deepstaria, perteneciente a la Deepstaria enigmática, especie que tan solo se ha visto anteriormente en pocas ocasiones.

 

Un espécimen poco visto

Se trata de un espécimen que no ha podido estudiarse de manera amplia, dado que no se ha visto apenas. Su forma es a modo de bolsa de plástico, con una campana delgada, ancha y delicada que aparece cubierta por una red de canales interconectados. Su hábitat son las aguas profundas del Golfo de México y los océanos Índico y Austral. Por otro lado, no tiene tentáculos punzantes como una medusa normal, sino esa campana delgada a modo de membrana abierta, la cual puede expandirse hasta cuatro pies de ancho y que usa para capturar a su presa.

Dentro de su cuerpo, los científicos observaron, como en otras Deepstaria, un isópodo rojo brillante alojado en el interior de su cuerpo. Los isópodos son un grupo de crustáceos peracáridos muy abundantes y con gran diversidad, pero cuando presenta ese color ojo, en realidad, estamos ante un isópodo pariente de las chinches. La relación que hay entre ambos se desconoce por el momento, pero se cree que es posible que este isópodo se alimente de la comida de la medusa, así como usa su interior para esconder de sus depredadores. Por tanto, podría ser tanto una relación simbiótica como parasitaria.