×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El pez de agua dulce más longevo tiene 112 años

El Ictiobus cyprinellus, también conocido como “pez abuela”, es una especie que pertenece a la familia Catostomidae. Es un pez de agua dulce que normalmente se encuentra en Norteamérica y puede alcanzar los 123 cm de longitud.

Un nuevo estudio ha mostrado que el Ictiobus cyprinellus es el pez de agua dulce más longevo conocido. Se trata del “bigmouth buffalo”, el “búfalo bocazas”, que también es conocido como el “pez abuela” debido a esa longevidad, la cual ha superado con creces los 26 años que se habían otorgado a las especies con mayor esperanza de vida.

El pez de agua dulce más longevo
Para llevar a cabo la investigación, entre 2011 y 2018, se extrajeron delgadas rodajas de otolito, las pequeñas estructuras calcificadas que ayudan a los peces a tener equilibrio mientras nadan, de 386 Ictiobus cyprinellus capturados en la naturaleza, una gran mayoría, por pescadores. A través del microscopio, analizaron las rodajas de otolito para contar los anillos de crecimiento.

La primera estimación fue que algunos de estos peces podían vivir más de 80 y 90 años. Pero para verificar estos datos, usaron la datación de carbono, un método que compara la cantidad del isótopo carbono-14 en el tejido animal con las concentraciones de carbono-14 lanzado a mediados de 1900 durante las pruebas de bombas atómicas.

En esa segunda fase del estudio, encontraron que cinco ejemplares superaban los 100 años y que, incluso, una hembra, atrapada en los Pelican Rapids de Minnesota, llegaba a 112 años. El 90% superaba los 80 años.

 

Peces envejecidos
Lo anterior resulta sorprendente, pero también problemático. Porque apunta hacia una población de peces en particular muy envejecida y que puede tener replicas en otras especies. En este caso se apunta hacia la actuación humana, como la construcción de presas en los ríos que restringe el movimiento de los peces a las zonas de desove.

A pesar de los 112 años, este pez de agua dulce no ha conseguido superar a algunos de agua salada, como el tiburón de Groenlandia, que puede vivir más de 270 años.