×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


El búho minúsculo

El más pequeño de nuestros búhos pesa cien gramos y tiene el tamaño de un mirlo.

Foto: Un autillo / Christos Barboutis

Aunque es abundante, resulta difícil verlo porque tiene el plumaje grisáceo y vermiculado, igual que los troncos de algunos árboles. Al autillo se le ve por su canto.

Llama en la noche el macho a la hembra cuando empieza a hacer calor y su llamada es como el canto del grillo o del sapo partero, dulce, tierna y melancólica, igual que las noches de verano. En las aldeas, se oye al autillo entre el ir y el venir de los tractores cuando no dan abasto para segar la hierba que se queda, a su paso, como un mar verdoso detenido.

Francisco Bernis señala que «en Madrid abunda en verano, viéndose en los árboles de los paseos de la capital» y que es observación comprobada en tertulia nocturna por el Paseo de la Castellana. Triste y dulcemente, sobre el tráfago de los coches, el autillo responde a quien le llama, si ha logrado imitar su canto. En algunas localidades se refieren al autillo con el nombre de coruja o curuja: «Cuando canta la curuja ni manta ni mantuja».

Fundación Aquae patrocina el diccionario de la naturaleza de Mónica Aceytuno. ¿Quieres participar? Lee aquí cómo hacerlo

Ver también:

El Búho Real y la nieve
El Búho Real