×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


¿Por qué hay icebergs verdes?

Los icebergs son enormes bloques de hielo que se desprenden de los glaciares y que flotan sobre los océanos. La mayoría nace en Groenlandia y en la Antártida. Y es aquí donde existen algunos icebergs de color verde esmeralda. Un nuevo estudio arroja una nueva teoría sobre la procedencia de ese color.

Los hielos glaciares se forman cuando se acumulan capas de nieve y se solidifican. Su color suele ser blanco o azul debido a que tienen burbujas de aire que reflejan la luz. Cuando un glaciar se fragmenta, los pedazos resultantes, los icebergs, posee el mismo color que originariamente presentaban los glaciares a los que pertenecían.

Para saber más sobre cómo se originan los icebergs: nuestra entrada de Wiki Explora sobre ellos.

Desde comienzos del siglo XX, exploradores y navegantes que llegaron a la Antártida, han recogido información y transmitido impresiones sobre la presencia de icebergs de color verde. Un fenómeno que siempre ha arrojado diferentes teorías, además de interrogantes: un grupo de científicos, con Stephen Warren, glaciólogo de la Universidad de Washington, creen haber encontrado una explicación que han expuesto en un nuevo estudio.

En este estudio, publicado por “Journal of Geophysical Research: Oceans”, exponen que el color verde esmeralda de estos icebergs puede ser producido por el óxido de hierro proveniente del polvo de roca de la parte continental de la Antártida. Lo relevante, es que, como explica Warren, durante mucho tiempo se consideró a estos icebergs como anomalías singulares, exóticas, sin demasiada relevancia; en cambio, es más que posible que sean muy importantes.

Y lo es porque el hierro es un nutriente clave para el fitoplancton, esto es, las plantas microcóspicas que son la base de la red alimentaria marina. Por tanto, cuando esos icebergs se desprenden de su glaciar original y se mueven hacia mar abierto, lo que hace se transportar ese óxido y, por tanto, proporcionan este nutriente clave a los organismos que sustentan la vida marina. Dado que en muchas partes de los océanos este nutriente es escaso, su llegada a través de los icebergs verdes sería de gran ayuda para los ecosistemas marinos y oceánicos.