Wallace Smith Broecker, padre del ‘cambio climático’

Wallace Smith Broecker (1931-2019), fue el primer científico que alertó en el año 1975 del cambio climático, un año antes de que se encontrasen sus primeros indicios.

Lo hizo en la revista Science en un artículo llamado Cambio climático: ¿Estamos al borde de un calentamiento global? Se convirtió de este modo en la primera persona en usar el término “calentamiento global” y en predecir que a principios del siglo XXI las temperaturas subirían por las emisiones de gases de efectivo invernadero debido a la acción humana dado al creciente aumento del nivel de dióxido de carbono en la atmósfera. Wallace Smith Broecker tuvo en cuenta estudios anteriores para elaborar su artículo. Con ello consiguió llamar la atención del tema a un público más amplio.

Broecker nació en Chicago en 1931 y se doctoró en Geología en 1958. Desde la publicación de su artículo, el científico se dedicó a estudiar desde el Observatorio de la Tierra Lamon-Doherty. También lo hizo en el comité académico del Instituto de la Tierra. Ambas instituciones pertenecientes a la Universidad de Columbia. Durante sus investigaciones, Broecker descubrió que el clima del planeta podría cambiar de manera brusca en períodos de tiempo muy cortos. El científico, a lo largo de sus investigaciones, propuso un plan para combatirlo, secuestrar y almacenar el carbono.

La banda transportadora oceánica

Poco después, habló de la banda transportadora oceánica, una especie de red global compuesta por diferentes corrientes y que afecta tanto a la temperatura del aire como a los patrones de lluvia. Según Broecker, el agua fría y el agua salada conducen una corriente oceánica que nace en América del Norte y llega a Europa. Las aguas cálidas que soportan la corriente ayudan a la existencia de un clima suave en tierra europea (de lo contrario, Europa podría congelarse). En diferentes estudios, Wallace Smith Broecker consideró esta banda transportadora oceánica como el punto débil del sistema climático. Consideró que podría cambiar de manera rápida e inexplicable. Pero la acumulación de gases de efecto invernadero, según Broecker, era más que suficiente como para que produjesen cambios en esas corrientes oceánicas.

iceberg near body of water

Otras contribuciones

De entre las diferentes aportaciones de Broecker a la ciencia, cabe destacar sobre todo una. Fue de los primeros científicos en poner de relieve la importancia de la interacción de los océanos y la atmósfera en la regulación del clima a través del intercambio de CO2. Otra de sus aportaciones fue la investigación los procesos físicos responsables de transportar el carbono a las regiones interiores del océano.

Por otro lado, llevó a cabo importantes contribuciones en cuanto al conocimiento de la dinámica del cambio climático y de las relaciones entre los ciclos hidrológicos y la circulación de los océanos.

Y, por último, Broecker investigó los cambios abruptos, esto es, los procesos que desencadena cambios extremos y repentinos en el sistema climático. Así, se fijó que el rápido proceso de deshielo de los casquetes polares árticos podría desencadenar esos cambios abruptos. Esto es debido a que produce una clara alteración de la principal corriente que distribuye el calor entre los océanos.

Últimos años de Wallace Smith

El 19 de septiembre de 1995, Smith anunció que se jubilaría como profeta del “calentamiento global” y designó a W. Grant McMurray como su sucesor. Smith se retiró formalmente el 15 de abril de 1996. En ese momento ordenaron a su sucesor, McMurray, en una ceremonia en el Auditorio RLDS. Lo designaron “presidente emérito”, ya que su padre también había sido designado en 1978 tras la ordenación de su hijo. Smith ocupa el puesto hoy.

Durante una vista en 2009 a España, comentó que “sería necesario adoptar medidas más contundentes contra el cambio climático en los próximos añosHa llevado mucho tiempo convencer a los ciudadanos de que estamos ante un problema grave y global. Finalmente, en los últimos cinco años ha habido un gran cambio. La gente admite que hay un calentamiento y que si siguen aumentando las emisiones el planeta se calentará más“.