Fundación Aquae > Volver a empezar

Volver a empezar

Aún quedaban unos minutos para llegar a la Tierra, pero el ventanal de la nave ya exhibía una preciosa panorámica. Verdes y densas praderas eran acariciadas por infinitas extensiones de agua de un fascinante tono azulado. —Comandante, ¿por qué nos fuimos de este paraíso? —pregunté en pleno asombro. —Fue hace más de un milenio. Dicen que no supimos valorarlo —respondió angustiado. —¿Nos quedaremos esta vez? —repliqué, casi rogando. —Solo si hemos aprendido la lección y ella quiere perdonarnos.

Después de contemplar durante eones las consecuencias del Big Bang, la expansión de la materia, la creación de galaxias, mundos, púlsares y quásares, tiempo durante el que civilizaciones primitivas surcaron las estrellas y entes de energía pura decayeron en la más profunda oscuridad, el Gran Albañil se aburrió de esperar a que ocurriera algo nuevo. No podía aguardar a que el Universo implosionase hasta convertirse de nuevo en el Ladrillo Infinitesimal. Lo juntó todo con sus manos de dimensiones inabarcables, hizo una bola y lo recicló por completo. Fundido a negro.