Descubre los vídeos musicales en los que el agua es protagonista

Bajo el mar, bajo la lluvia o sobre sus charcos. Así se rodaron estos vídeos en los que el agua es casi tan protagonista como los cantantes que los interpretan.

Podríamos pensar que estos vídeos musicales se empezaron a hacer con la invención de las cámaras resistentes al agua. Pero ya mucho antes, los directores se las ingeniaban para grabar a cantantes y bailarines bajo la lluvia o bajo el mar.

Cuatro vídeos musicales pasados por agua

Repasamos algunos de los vídeos musicales más impactantes con el agua de protagonista: 

Naughty Boy – Runnin’ (Lose It All) ft. Beyoncé, Arrow Benjamin
Dicen que Beyoncé, o alguien de su entorno, se inspiró para hacer este vídeo en un documental de unos submarinistas españoles de la isla de El Hierro en que se podía ver a los jóvenes haciendo malabarismos acuáticos como caminar sobre el agua, correr bajo las olas o flotar en el océano. El resultado es así de espectacular:

 

Antes que yo. David Bisbal.
El cantante español David Bisbal grabó el videoclip de uno de sus temas, “Antes que yo”, sumergiéndose en el mar Mediterráneo. Bisbal eligió el Arrecife de las Sirenas, un enclave de su Almería natal, para mostrarnos la belleza del paraje fuera y dentro del mar.


Under my umbrella. Rihanna.

Rihanna utiliza el agua para ilustrar una de sus canciones más conocidas, Under my Umbrella. Juega con la lluvia, pisa charcos y baila con las gotas en este inspirador videoclip.

<


Cantando bajo de la lluvia. Gene Kelly.

Y no podía faltar en este recopilatorio, la más famosa escena bajo la lluvia jamás rodada. Este número musical, protagonizado por el actor, cantante y bailarín Gene Kelly, sin embargo, no fue grabado bajo la lluvia, sino bajo una mezcla de agua y leche que permitía que se vieran mejor las gotas.

Cómo se graban estos vídeos musicales

Algunas cámaras están diseñadas para su uso bajo el agua, incluidas las modernas cámaras digitales a prueba de agua. La primera cámara anfibia fue la Calypso, reintroducida como Nikonos en 1963. Estas cámaras subacuáticas tienen una característica principal: la carcasa resistente.

La mayoría de estas carcasas son específicas de la cámara. Los materiales van desde plástico relativamente económico hasta aluminio de alto precio. Las carcasas permiten muchas opciones: los usuarios pueden elegir carcasas específicas para sus cámaras “terrestres” cotidianas y utilizar cualquier lente. Los fotógrafos subacuáticos generalmente usan lentes gran angular o lentes macro, los cuales permiten un enfoque cercano y, por lo tanto, una distancia más corta al sujeto, lo que reduce la pérdida de claridad debido a la dispersión. Los medios digitales pueden contener muchas más tomas que la película estándar (que rara vez tiene más de 36 fotogramas por rollo).

Esto le da a las cámaras digitales una ventaja, ya que no es práctico cambiar la película bajo el agua. También se aplican otras comparaciones entre la fotografía digital y cinematográfica, y el uso de películas bajo el agua ha disminuido, al igual que en tierra. Las carcasas submarinas tienen perillas de control y botones que llegan al interior de la cámara, lo que permite el uso de la mayoría de sus funciones normales.

Flash especial bajo el agua

Estas carcasas también pueden tener conectores para conectar unidades de flash externas. Algunas carcasas básicas permiten el uso del flash en la cámara, pero es posible que el flash integrado no sea lo suficientemente potente o no esté colocado correctamente para su uso bajo el agua. Las carcasas más avanzadas redirigen la luz estroboscópica incorporada para disparar una luz estroboscópica esclava a través de un cable de fibra óptica o impiden físicamente el uso de la luz estroboscópica incorporada.

Las carcasas se impermeabilizan mediante juntas tóricas de silicona u otro elastómero en las juntas cruciales y donde los husillos de control y los botones pulsadores pasan a través de la carcasa. Las de alta gama pueden usar juntas tóricas dobles en muchos de los botones y ejes críticos para reducir el riesgo de fugas, que pueden destruir los componentes electrónicos de las cámaras.

Para la realización de estos vídeos musicales bajo el agua actualmente sabemos que algunas cámaras son inherentemente impermeables o sumergibles a poca profundidad; cuando se encuentran en carcasas sumergibles, las consecuencias de una pequeña fuga generalmente no son graves.