fbpx
Fundación Aquae > Blog > Un libro a diario para el #DíaDelLibro: ‘Un año en Sand County’, de Aldo Leopold

Un libro a diario para el #DíaDelLibro: ‘Un año en Sand County’, de Aldo Leopold

22/04/2019 - Blog
'Un año en Sand County', de Aldo Leopold, fue publicado en 1949, de manera póstuma, y se considera como un gran clásico del ecologismo contemporáneo. Un libro que reúne la experiencia de toda una vida defendiendo la naturaleza y la primera teoría de una ética de la tierra.
Compartir en

En el capítulo de dedicado a la ética de la tierra de Un año en Sand County (Errata Naturae, 2019), Aldo Leopold (Burlington, Iowa, 1887 – Baraboo, Wisconsin, 1948) escribió: “Una cosa está bien mientras tiende a preservar la integridad, estabilidad y la belleza de la comunidad biótica. Está mal, si tiende a hacer lo contrario”. Una frase clara y concisa que define una línea de pensamiento y de filosofía hacia la Tierra que Leopold dejó por escrito y que nos ha llegado en un libro, ahora editado en castellano de manera íntegra, que es parte esencial de toda lucha por el medio ambiente.



Leopold es una de las figuras míticas del ecologismo contemporáneo. Siendo muy joven, una loba murió entre sus brazos, experiencia que le hizo entender que la desaparición de lo salvaje podría traer el fin de nuestro mundo. A partir de entonces, dedicó su vida a la preservación de la naturaleza, tanto, que murió en 1948 de un ataque al corazón mientras ayudaba a apagar un fuego forestal. Durante su vida trabajó como guardabosques, profesor, activista y escritor, publicando artículos y libros a lo largo de los años, si bien, todo acabó tomando forma en Un año en Sand County, un libro que resumen una vidad dedicada a la preservación y defensa de los espacios naturales y salvajes mediante un lenguaje poético pero directo, no exento de humor y plagado de reflexiones y observaciones sobre el espacio natural y la necesidad de cuidarlo y luchar por su conservación.

Leopold divide el libro en tres partes. En la primera, narra mes a mes las temporadas en las que vive en su refugio contra la excesiva modernidad, una vieja granja en Winsconsin en la que encuentra la paz frente gracias a los bosques que lo rodean alejado del mundo material de la vida contemporánea. En la segunda, relata algunos episodios que han marcado su vida en cuanto a su activismo ecologista y medioambiental, y que permiten a Leopold poner de relieve el profundo daño que el hombre está causando a la Tierra. Y, por último, en la tercera parte, ofrece una reflexión lúcida y honda sobre los caminos que se pueden transitar para recrear nuestra relación con todo lo vivo mediante una primera ética de la tierra.

Un libro más esencial que nunca que, a pesar de los años transcurridos desde su escritura y publicación, sigue hablando en presente. Porque cada vez de hace más necesario adoptar formas éticas sobre nuestra relación con la Tierra.



Hay quien puede vivir sin lo salvaje y quien no puede. Estos ensayos son los deleites y dilemas de uno que no puede.

Como los vientos y las puestas de sol, lo salvaje se daba por hecho hasta que el progreso empezó a acabar con ello. Ahora nos enfrentamos a la cuestión de si un «nivel de vida» aún más alto merece este enorme coste sobre lo natural, lo salvaje y lo libre. Para una minoría de nosotros, la oportunidad de ver gansos atravesando el cielo es más importante que la televisión, y la posibilidad de encontrar una pulsatila es un derecho tan inalienable como la libertad de expresión”.

 

Etiquetas:

 

Compartir en