Fundación Aquae > Un día cualquiera

Un día cualquiera

Estoy sentada en mi coche y veo como llueve mientras espero que el semáforo se ponga en verde para poder ir a trabajar. Me pregunto cómo es posible que pueda hablar con personas que están lejos, o cómo es posible que pueda transportarme en apenas unas horas volando con aparatos metálicos. Parece un milagro las cosas que hemos inventado, para poder estar cerca de personas que están lejos. Y es que el milagro no es inventarlas, sino las personas que queremos…avisare de que llego para cenar.

Mónica Poza Perales