Tiburón solrayo

Hay un tiburón que se ve cerca de la superficie en muy pocos lugares del mundo, como vemos aquí, en el Mar de las Calmas de El Hierro, el tiburón solrayo.

Las que ascienden son hembras preñadas que suben con las aletas desflecadas y llenas de heridas tras el apareamiento. Precisamente su ingravidez, estar preñadas, es lo que hace que tiendan a subir, lo cual nos permite ver algo extraordinario: una especie abisal, en superficie.

Su aspecto feroz, con esos dientes desordenados, es solo aparente, porque es la docilidad lo que llama la atención de los que han buceado cerca de un solrayo, de una sarda preñada.

Quizás porque solo quieren un lugar donde parir para luego regresar con su cría a esa desconocida oscuridad de los tiempos y del mar.

Mónica Fernández-Aceytuno

 

 


configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: