×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Cátedra Aquae

La OCDE analiza el papel de la mujer en la gobernanza del agua

La iniciativa de Gobernanza del Agua (WGI) de la OCDE presenta, en colaboración con Women for Water Partnership (WfWP), el estudio “Colaboración de Mujeres para el Agua”. Fundación Aquae, comprometida con el Objetivo de Desarrollo 5 de Igualdad entre los géneros, es parte de esta red mundial de expertos.

Cada vez está más aceptado que la mujer tiene, o debería tener, un importante papel que desempeñar en materia de gestión del agua y que es necesario reforzarlo a través de la estrategia de transversalización del enfoque de género; esto es, evaluar las implicaciones para el hombre y la mujer en cualquier plan de acción emprendido en cualquier área y a cualquier nivel. Una estrategia para conseguir que las preocupaciones y experiencias, tanto de mujeres como de hombres, posean una dimensión integral que se aplique al diseño, implementación, monitoreo y evaluación de las políticas y programas de todas las esferas, de manera que se beneficien equitativamente de todas ellas.

Las diferencias y las desigualdades entre hombres y mujeres determinan cómo los individuos responden a los cambios en la gestión de los recursos hídricos. Comprender los roles de los géneros, las relaciones y las desigualdades permitirán explicar las opciones disponibles y las elecciones de los individuos. Implicar a ambos, mujeres y hombres, en las iniciativas de gestión integrada de los recursos hídricos puede aumentar la efectividad y eficiencia de los proyectos.

Resultado de imagen de ocde

Por eso la relevancia y necesidad de involucrar tanto a hombres como a mujeres en la gestión del agua y del saneamiento se está reconociendo a nivel mundial durante los últimos cuarenta años. Así, Conferencia del Agua de la Naciones Unidas en Mar de Plata (1977), Década Internacional de Agua Potable y Saneamiento (1981– 1990) y Conferencia Internacional de Agua y Medio Ambiente de Dublín (1992), en la que se reconoció explícitamente el papel clave de las mujeres en el suministro, gestión y protección del agua. También en el capítulo 18 de la Agenda 21 se hizo referencia a ello, así como en el Plan de Implementación de Johannesburgo y en la declaración del Decenio Internacional para la Acción “El Agua. Fuente de vida” 2005-2015, se hizo un llamamiento a la participación e implicación de la mujer en las iniciativas de desarrollo en materia de agua.

En este sentido, Mariola Urrea, presidenta del Consejo de Estrategia de Fundación Aquae, ha señalado que. “en general, podemos afirmar que se necesitan más y mejores análisis en el sector del agua que proporcionen evidencias a quienes deben adoptar decisiones encaminadas a aumentar la equidad y reduzcan la discriminación. De hecho, uno de los desafíos más importantes para reducir la brecha de género en este sector está relacionado con nuestra capacidad para cuantificarla y analizar los factores que la producen; y eso es precisamente lo que se intentará hacer en Berlín en la próxima reunión de la Iniciativa de Gobernanza del Agua de la OCDE”.

La iniciativa creada en 2013, formada por más de 120 miembros de 30 países procedentes de diferentes sectores -públicos, privados, sin ánimo de lucro y sociedad civil-, que tiene como objetivo asesorar a los gobiernos en la formulación de políticas adaptadas a los desafíos del agua y en la implantación de los 12 Principios de Gobernanza del Agua de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) creados en 2015 por WGI.

En 2018, Fundación Aquae firmó su adhesión a WGI. Desde entonces, en palabras de Urrea, “estamos aportando nuestro conocimiento y experiencia en el proceso de elaboración del programa de trabajo de la Iniciativa de Gobernanza del Agua para el trienio 2019-2021. Nuestro objetivo es avanzar en la identificación colectiva de aquellas políticas y estrategias que mejor gestionen los desafíos del agua con el fin de superar las dificultades a las que se enfrentan los gobiernos cuando diseñan y desarrollan sus propias políticas de agua. En definitiva, se trata de acompañar a las administraciones y a las partes interesadas en la mejor ejecución de estas políticas”.