Acacias: exploramos su formidable resistencia

Asombra, sobre la aridez de una tierra muy roja y muy seca, el verdor de la copa de la Acacia erioloba, proveniente del agua que hay, bajo el desierto, en profundidad. Y también la tranquilidad con la que el Orix gazella reposa a su sombra, como si árbol y animal, fueran uno solo.

La acacia, comúnmente conocida como barbas o acacias, es un gran género de arbustos y árboles de la subfamilia Mimosoideae de la familia de los Fabaceae.

Historia del término “acacia”

Inicialmente, comprendía un grupo de especies de plantas nativas de África y Australasia, pero ahora se ha limitado a contener sólo las especies de Australasia. El nombre del género es Nuevo Latín, tomado del griego ἀκακία (akakia). Este término fue utilizado por Dioscórides para una preparación extraída de las hojas y vainas de frutos de Vachellia nilotica, el tipo original del género. En su Pinax (1623), Gaspard Bauhin mencionó el griego ἀκακία de Dioscórides como el origen del nombre latino.

A principios de la década de 2000, se hizo evidente que el género tal como estaba no era monofilético. Vieron que había varios linajes divergentes que debían colocarse en géneros separados. Resultó que un linaje que comprendía más de 900 especies principalmente nativas de Australia, Nueva Guinea e Indonesia no estaba estrechamente relacionado con el grupo mucho más pequeño de linaje africano que contenía A. nilotica, la especie tipo. Esto significaba que el linaje de Australasia (con mucho el más prolífico en número de especies) tendría que ser renombrado. La botánica Leslie Pedley llamó a este grupo Racosperma, que recibió pocos elogios en la comunidad botánica.

África y Australia

Los botánicos australianos propusieron una solución menos disruptiva estableciendo una especie de tipo diferente para Acacia (A. penninervis). Así permitían que este mayor número de especies Fabaceae permanezca en Acacia. Esto dio como resultado que los dos linajes africanos pasen a llamarse Vachellia y Senegalia, y los dos linajes del Nuevo Mundo se renombren Acaciella y Mariosousa.

Aunque muchos botánicos todavía no estaban de acuerdo en que esto fuera necesario, esta solución finalmente se adoptó oficialmente en el Congreso Botánico Internacional de Melbourne en 2011. “Acacia” sigue siendo un nombre común ampliamente utilizado en todos los géneros. Se han introducido varias especies en diversas partes del mundo y se han establecido dos millones de hectáreas de plantaciones comerciales. El grupo heterogéneo varía considerablemente en hábito, desde subarbustos en forma de alfombra hasta árboles de dosel en el bosque.

Hojas y frutos de la acacia

Varias de sus especies tienen filodes orientados verticalmente, que son pecíolos de hojas verdes y anchas que funcionan como láminas de hojas. Se trata de una adaptación a climas cálidos y sequías. Algunas especies filodinosas tienen un arilo colorido en la semilla. Algunas especies tienen cladodios en lugar de hojas.

Los frutos de la Acacia erioloba tienen forma de gran media luna en la que suenan las semillas como en un sonajero cuando se secan. Grandes herbívoros como los órix engullen estos frutos y descansan a su sombra. De esta manera no sólo las dispersan, sino que consiguen que germinen tras pasar por su intestino. A los pocos días, unas raíces le aseguran el suministro de agua, para seguir creciendo. Estas raíces pueden estar a más de 40 metros de profundidad bajo la superficie, .

"Acacia" es un término que engloba a más de 1.400 especies de arbustos y de árboles de la familia Fabaceae que destacan por su resistencia.
Imagen: Orix gazella a la sombra de una Acacia erioloba (familia Fabaceae) en el desierto de Namib, Namibia, África, diciembre 2016 / Aceytuno

Acacia.

f. Género que engloba a más de 1.400 especies de arbustos y de árboles de la familia Fabaceae. Estas especies destacan por su resistencia ya que muchas de ellas se dan en los paisajes más áridos de la tierra como el desierto de Namib, en Namibia, África.

Esta entrada pertenece al diccionario de la naturaleza de Mónica Fernánez-Aceytuno, patrocinado por Fundación Aquae. Si quieres participar, lee aquí cómo hacerlo.