Ruiseñor, el canto que no cesa

El ruiseñor canta día y noche, durante días, hasta que nacen los pollos. Entonces calla, porque hay que darles el alimento. Conoce mejor a esta ave migratoria cuyo canto reconocible por su potencia y constancia resuena con más fuerza en espacios urbanos y suburbanos para que las hembras puedan identificarlo.

El Luscinia Megarhynchos es el nombre científico por el que se conoce al ruiseñor. Es una especie de ave cuyo plumaje discreto rara vez abandona su espesura. El color pardo ocráceo uniforme está presenta en su manto y alas, pero no así en la cola, donde muestra una coloración parda rojiza. Por su parte, las partes inferiores son más claras (blanco crema).

La potencia, variedad y constancia de su canto lo hace perfectamente reconocible diferenciándolos de otros tipos de aves. Cabe destacar que el ruiseñor es capaz de cantar de día y de noche sin descanso. La gran mayoría de veces comienza con un piído suave, para ir incrementando paulatinamente la intensidad y la frecuencia, y terminar con sonoras notas. En el canto del ruiseñor las notas se repiten entre tres y ocho ocasiones, hasta que de nuevo cambian de nota o se produce un gorjeo con el que ponen punto y final a la melodía de forma un tanto brusca.

¿Dónde vive y qué come el ruiseñor?

Esta especie es un ave migratoria que se reproduce generalmente en la mitad meridional de Europa, aunque también está presente desde Turquía hasta el mar Caspio. El ruiseñor común es una especie vinculada de manera especial con la primavera, de igual modo a como sucede con la golondrina común. Así, en esta época del año se puede ver distribuida por todo nuestro país, incluyendo las islas Baleares y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla.

Aunque se puede observar en ambientes de todo tipo, sí es más habitual de parajes que cuentan con altos niveles de humedad. Aquí se incluyen las riberas de los ríos o zonas húmedas rodeadas de vegetación herbácea o bosques con cierta cobertura de arbustos, donde también pueden encontrarse, entre otras especies, avetorillos. Sin embargo, la desaparición de las riberas de los ríos, con su correspondiente canalización, la eliminación de la vegetación en estas mismas zonas o el uso de plaguicidas son tres de las agresiones más destacadas a las que se enfrenta el ruiseñor común en la actualidad.

En lo que respecta a su alimentación, se trata de una especie de ave insectívora que ingiere gusanos, mosquitos, escarabajos y hormigas en su día a día. Sin embargo, cuando se avecina la migración complementa su dieta con frutos para acumular reservas grasas ante el largo desplazamiento que está a punto de tener lugar.

Otras curiosidades del ruiseñor común

Recientemente investigaciones han descubierto que el ruiseñor canta con más potencia en espacios urbanos y suburbanos para que así las hembras puedan identificarlo por encima del ruido de la zona. Incluso ponen en marcha verdaderas batallas musicales con congéneres del mismo sexo en su objetivo de atraer a las hembras. Su pico fino y cola larga hace que sea difícil diferenciar entre hembras y machos.

Es en el segundo trimestre del año cuando se produce el cortejo y la consiguiente construcción del nido. Estamos ante un ave de los más territoriales que existen. Con una sola puesta, los pollos nacen pasadas dos semanas de incubación y abandonan el nido tras completarse nuevamente ese mismo periodo de tiempo (14 días).